LA PROTOPORFIRINA – En Medicina


En la ciencia de la medicina, el término “Protoporfirina” es definido como la porfirina más abundante que contiene 4 grupos metilo, 2 grupos vinilo y 2 grupos de ácido propiónico, por lo que existen 15 formas isómeras que dependen de la secuencia de sustitución en las 8 posiciones disponibles para las cadenas laterales. La protoporfirina IX es la más abundante y fisiológicamente la más importante, encontrándose en la hemoglobina, en la mioglobina y en la mayor parte de los citocromos. El complejo formado con el hierro II forma el complejo hemo, y con el hierro III la hematina.

En otras palabras y/o definición la protoporfirina es definida como molécula orgánica formada por un anillo tetrapirrólico. Esta molécula se une al hierro, originando los grupos hemo existentes en la hemoglobina y la mioglobina.

Análisis de Protoporfirina

El análisis de protoporfirina se usa para diagnosticar las anormalidades de la sangre causadas por el plomo. El análisis puede indicar una exposición al plomo o una intoxicación con plomo. La intoxicación con plomo es extremadamente peligrosa porque el plomo puede dañar los órganos en todo el cuerpo.

La intoxicación con plomo no siempre causa síntomas; por eso es posible que un análisis de sangre sea la única manera de confirmar una exposición al plomo o una intoxicación con plomo. (Por lo general, los proveedor de atención médica piden un análisis de protoporfirina después de que un análisis de detección en sangre muestra niveles elevados de plomo). El análisis también puede identificar una anemia por deficiencia de hierro u otros tipos de anemia.

El análisis de protoporfirina no mide los niveles de plomo en la sangre. En cambio, mide cómo ha sido afectada la sangre por el plomo. El plomo puede afectar la capacidad de la sangre para crear nuevas células sanguíneas. El análisis de protoporfirina mide los efectos de la exposición al plomo que han ocurrido durante los últimos dos a tres meses.

¿Qué es son las Porfirinas?

Las Porfirinas son el grupo prostético de las cromoproteínas porfirínicas. Están compuestas por un anillo tetrapirrólico con sustituyentes laterales y un átomo metálico en el centro, unido mediante cuatro enlaces de coordinación. Se clasifican basándose en los sustituyentes laterales del anillo, de modo que se distinguen mesoporfirinas, uroporfirinas, etioporfirinas y protoporfirinas. Estas últimas son las más relevantes. Presentan como sustituyentes 4 metilos, 2 vinilos y 2 grupos propiónicos.

La estructura de las porfirinas posee anillos formados por hidrocarburos en su mayoría causantes de las reacciones electrolíticas (nucleofílicas y electrofílicas) a las que se ven sometidas las porfirinas que de acuerdo con la densidad electrónica se experimentan en las posiciones meso y el anillo reducido del pirrol. Estos anillos son estructuras compartidas entre la clorofila y la hemoglobina. En el centro del anillo se encuentra un átomo de hierro que conforma lo que se llama el Grupo Hemo. La estructura permite que en su interior puedan fluir libremente electrones, los cuales son transportados y localizados en otros sitios, actuando en dos procesos fundamentales de la vida: la fotosíntesis y la respiración aeróbica.

Las interacciones con otras moléculas pueden causar que la porfirina sea metalizada o desmetalizada. En este último caso, se convierte en agente que cataliza la síntesis en forma tóxica de oxígeno. De esta forma las porfirinas se excitan cuando incide sobre su superficie radiación electromagnética de ciertas longitudes de onda, haciendo que sus electrones salten de un nivel energético a otro con mayor energía, trasmitiendo su energía a otras moléculas con enlaces apropiados para la producción de oxígeno monoatómico, y radicales libres; es decir que las porfirinas no metálicas no son agentes sino mediadoras de la destrucción: catalizan la síntesis de formas tóxicas de oxígeno.