La importancia del calor en los ecosistemas terrestres

En los ecosistemas acuáticos el calor no constituye un factor tan limitante como en los ecosistemas terrestres porque en el agua la temperatura tiende a equilibrarse y hacerse más homogénea, por lo que no existe una diferencia de temperatura tan grande como puede haber en los ecosistemas terrestres. Compárese la gran diferencia térmica entre un ecosistema polar y un ecosistema ecuatorial. En el Polo sur, que es el lugar más frío de la Tierra, la temperatura media en verano es de unos -25 ºC y se han registrado temperaturas mínimas en invierno de -80 ºC. Mientras que, en la misma época .La temperatura máxima de la tierra se ha registrado en El ‘Azizia, en el norte de Libia, cuando el 13 de setiembre de 1922 se alcanzó 57.7°C. Por lo tanto la diferencia entre la mayor y la menor temperatura en la tierra registrada ha sido de 137ºC. La temperatura de las aguas superficiales del mar Caribe oscila entre los 27 y 28°C, mientras que la temperatura del Océano Glaciar antártico oscila entre + 10 y -2 ºC. Una diferencia de 30 º como máximo.

En los ecosistemas terrestres la temperatura sufre grandes cambios tanto por latitud de manera que disminuye a medida que nos alejamos del ecuador hacia los polos o aumenta en caso contrario. Además de los cambios de temperatura producida por diferencias de latitud hay que considerar los que se producen por decencias de nivel con respecto a la mar. A medida que vamos subiendo sobre el nivel del mar, la temperatura desciende, de manera que podemos encontrarnos con ambientes fríos o frescos en lugares donde tendría que hacer calor. En los ecosistemas de alta montaña de zonas templadas o cálidas nos encontramos con plantas o animales que pueden también encontrarse en latitudes más septentrionales u organismos diferentes que han desarrollado estrategias parecidas para soportar el frío o la mayor radiación solar de las zonas elevadas. Por ejemplo encontramos la perdiz nivel en tierras bajas de Escandinavia al igual que la podemos encontrar en las elevadas cumbres de los Alpes. Muchas plantas en la alta montaña de la Península Ibérica están cubiertas de una vellosidad blanca y espesa para protegerse del frío al igual que lo hacen muchas plantas de la Tundra escandinava.
ads
 
Copyright © . Enciclopedia de Tareas - Posts · Comments
Theme Template by BTDesigner · Powered by Blogger