CARACTERÍSTICAS DEL MÚSCULO ESQUELÉTICO

La fibra del músculo esquelético son cilíndricas y presentan una notable variación de longitud y de diámetro. En el ser humano, la longitud promedio de la fibra varía desde menos de 1mm (músculo del estribo) hasta más de 30 cm (músculo sartorio).

El diámetro de la fibra varía entre 10 y 100 um. Cada fibra muscular contiene finas fibrillas estradas paralelas, denominadas miofibrillas. La fibra del músculo esquelético a menudo contiene varios cientos de núcleos localizados justo por debajo periféricas de los núcleos, se distingue mejor en los cortes.

Desde los filamentos de miosina se extiende en forma radial hacia los filamentos de actina una serie de estructuras semejantes a puentes.

Los puentes son de fundamental importancia para la interacción entre la actina y la misiona durante la contracción.

Además de los filamentos de actina y de miosina, los sarcometros contienen un tercer tipo de filamentos, designados filamentos de titina, compuestos por la proteína tina y de solo 4 nm de espesor, por lo que no sean visualizan en las imágenes habituales captadas con microscopio electrónicas y deben ser demostradas mediante métodos especiales.

La titina es el polipéptido de mayor tamaño conocido y cada molécula tiene una longitud equivalente a la mitad del sarcómero.

Se ha demostrado que los filamentos de tititna mantienen los filamentos de miosina en su lugar. Se cree que el objetivo perseguido en contrarrestar la sobre-extensión de las fibras musculares.