EXPLOTACIÓN DE RECURSOS MINERO EN LA REPÚBLICA DOMINICANA

INTRODUCCIÓN

La Explotación de los Recursos Minero de la República Dominicana, esta sustentado por diferentes áreas concesionadas para minerales metálicos y no metálicos, muchas de ellas en exploración y otras en explotación, las cuales demandan una infraestructura conformadas por zonas industriales, para procesar dichos minerales integrados a puertos que puedan soportar barcos de gran capacidad, para lo cual se propone la creación de Parques Industriales Mineros. Las características de estos parques serian poseer la infraestructura que sirvan para tomar ventajas competitivas frente a los demás países de la cuenca del Caribe. Para lo cual deben proveerse de servicios comunes, tales como agua, energía eléctrica, planta de tratamiento de aguas residuales, muelles y carreteras de comunicación.

GEOLOGÍA GENERAL

En la historia geológica de la tierra hay un hecho trascendental: la aparición del hombre, ya que desde el inicio de su existencia, éste ha tenido la necesidad constante de la prospección de minerales, con el fin de sobrevivir en un mundo desconocido.
En la actualidad se tiene una demanda muy grande y creciente por encontrar nuevos cuerpos minerales que satisfagan las necesidades de alto grado de industrialización que tienen unos países, y de aquéllos que como el nuestro han iniciado ya su etapa industrial.

Con el fin de tener éxito en la explotación de los nuevos depósitos minerales del mundo, se comienza a concentrar la exploración de determinadas áreas, las cuales se caracterizan por poseer una acumulación mayor de cierto tipo de yacimientos. Estas áreas de especial interés se denominan Provincias Metalogenéticas. De acuerdo con los que han estudiado la génesis y las leyes que controlan la distribución de yacimientos minerales económicos en la tierra, podemos definir una Provincia Metalogenética como “ una entidad de depósitos minerales que fueron formados durante una época tectónico - metalogenética en una unidad de rocas, y los cuales están caracterizados por una composición mineral relacionada, forma de los depósitos e intensidad de la mineralización. Aquí surge el concepto de Distrito Minero, o sea, una región mineralizada dentro de una Provincia Metalogénetica donde se localizan depósitos minerales genéticamente relacionados que pueden ser correlacionables.

Hablar sobre el potencial minero de un país es una tarea fácil, cuando las informaciones disponibles son de tal naturaleza que permitan la cuantificación de las reservas, dentro de las categorías de inferidas o potenciales, probables, positivas o probadas, y de reservas a la vista cuando el depósito lo permita; este no es el caso de nuestro país, ya que, aunque hemos encontrado muchas informaciones geológico-mineras durante los meses en que se efectuó el Diagnóstico del Sector Minero, muchas de las mismas son a nivel de reconocimiento, o de informes incompletos; y aún más, pocos son los informes confiables con una buena base geológica que hayan permitido la determinación de las reservas.

PROVINCIAS FISIOGRÁFICAS

Existe una íntima relación entre la morfología de las sierras del país y sus características geológicas. Nuestra isla está formada por una serie de rasgos paralelos, alargados y con un rumbo dominante donde N 60° W, donde las cadenas de montañas forman pilares, y las fosas que están intercaladas integran las cuencas y valles como los del Cibao, San Juan y Enriquillo. Cada uno de los sistemas de montañas y los valles constituyen una provincia fisiográfica que poseen rasgos que están controlados por la geología particular de ellos.

Las provincias fisiográficas son las siguientes: Cordillera Septentrional, Península de Samaná, Plaine du Nord y Valle del Cibao, Península del Noroeste, Massif du Nord y Cordillera Central, Montes del Seibo, Planicie del Artibonito, Montañas Negras, Plaine Centrale-Valle de San Juan-Llano de Azúa, Chaine de Matheux-Montagnes du Trou d'Eau-Sierras de Neiba-Matín García, Isala da Gonave, Plaine de Cul de Sac-Hoya de Enriquillo, Massif de la Hotte-Massif de la Selle-Sierra de Bahoruco, Península del Sur, Llanura Costera.

BREVE REFERENCIA HISTÓRICA

La evolución histórica de la minería en el país debe analizarse desde dos ángulos, el primero se refiere a la explotación como tal, y el segundo a las normas que rigen esa actividad, es decir, a la legislación minera.

El primer aspecto se conoce en el país desde la colonia, período en el cual se utilizaban los más rudimentarios procedimientos y se limitaban fundamentalmente a la explotación del oro. En períodos históricos más recientes se incrementan las actividades de explotación, pero se mantiene baja su incidencia en el PBI. Durante el período de 1961-1970 la minería tiene una escasa participación de menos de un 2% en el mismo, pasando a 6.2% en 1976, este incremento obedece a la entrada en explotación de tres empresas, a las cuales se le ha denominado la gran minería del país. En este mismo orden se han implementado estudios encaminados a determinar el potencial minero del país, tanto en la rama de los metales, como en la de los hidrocarburos.

EXPLOTACIÓN MINERA

La Gran Minería de la República Dominicana está representada por las empresas extranjeras, la Alcoa en la explotación de bauxita, Falconbridge en la de ferroníquel, y la Rosario Dominicana en la explotación de oro y plata. En su totalidad la producción de estos minerales de destinan a la exportación concentrándose su explotación en las fases de extracción.

Desde el punto de vista tecnológico, en la explotación de estos minerales, especialmente la bauxita y el oro y plata, no existe problema, para el mayor procesamiento en el país, dando base para el estudio de otros aspectos importantes como procesamiento, mercado, etc.

Los métodos para procesar bauxita están muy desarrollados existiendo tratamientos que permiten explotar yacimientos con contenido de óxido de silicio hasta el 10%. Esta tecnología está en manos de los grandes productores, entre ellos Alcoa.

EVALUACIÓN GENERAL DE LA EXPLOTACIÓN MINERA

El país actualmente exporta un poco menos de $200 millones de valore minerales anualmente. La potencialidad es excitante y su actividad promete un futuro brillante y próspero para la República Dominicana. La explotación minera parece estar bien establecida y en aumento.
Nuestra minería toma auge desde el descubrimiento hasta 1520, luego declina notablemente a causa del descenso de la fuerza de trabajo nativa y a causa de la mortandad y, por la partida de los mineros y metalurgistas españoles hacia otros lugares del imperio. La minería toma gran significación a partir del 1940 cuando la Alcoa tuvo los primeros contactos con el Gobierno concernientes al desarrollo de la bauxita, haciendo los primeros embarques por Cabo Rojo en el año 1957.

Falconbridge experimentaba un proceso metalúrgico para explotar los yacimientos de níquel en Loma Peguera y un grupo de inversionistas dominicanos estaban intentando desarrollar la mina de Mata Grande. Esta última aventura fracasó infortunadamente, pero Falconbridge entró en producción en 1973 seguida por la mina de oro la Rosario Dominicana 1975.

El valor del producto bruto de los minerales, excluyendo los no metálicos, se ha incrementado desde aproximadamente un millón de dólares en 1932, hasta 180 millones según las cifras del año pasado. La empleomanía de la industria minera llegó a 3,765 personas en 1976.

No obstante que la minería representa un 25% del total de las exportaciones aún puede aumentar considerablemente si se crea una institución capaz de fomentar la minería nacional.

INFORME DE DIAGNÓSTICO

El refinamiento del “doré” tampoco presenta problemas de orden tecnológico, puesto que es un método tradicional. De acuerdo a informaciones suministradas por la Rosario Dominicana, la empresa estaría interesada de llevar adelante esta actividad en el país.
El problema de la explotación de los sulfuros de Pueblo Viejo es de orden técnido-económico. La respuesta a este problema sólo la puede dar la investigación y en esa forma se está enfrentando actualmente.
Existe la posibilidad que los minerales de los Cacaos pudieran ser tratados en la Planta de Rosario si ésta decide hacer nuevas instalaciones para sus minerales sulfurados, para lo cual sería necesario que los minerales tengan características metalúrgicas similares a las de Pueblo Viejo.

La mediana minería no tiene actividad actualmente, pero los yacimientos de Fe existentes podrían dar margen a su desarrollo si se considera que las arenas titaníferas técnicamente son aprovechables cuando existe disponibilidad de energía eléctrica.

Los minerales de Fe con contenido de Cromo y Níquel, que al parecer son de volúmenes considerables, están siendo aprovechados en algunos países como la Unión Soviética y Checoslovaquia aplicando tecnologías eficaces y económicas.

Si los resultados de las investigaciones de tratamiento para minerales de Fe como los de República Dominicana son positivos, podría pensarse en la instalación de una pequeña industria siderúrgica para abastecimiento local, tal como lo hacen varios países, como México, Nueva Zelandia Estados Unidos, etc. No obstante, será necesario la elaboración de un estudio exhaustivo, con el propósito de determinar las posibilidades reales de instalar esta industria en el país, abarcando los distintos aspectos de tipo económico, financiero, de mercado, etc.

La pequeña minería esta representada por distritos mineros de cobre y algunos yacimientos de oro. Entre éstos podrían explotarse independientemente la mina de Mata Grande y los lavaderos de Miches, y con probabilidades también el Yujo, yacimiento que se encuentra actualmente en estudio.

Mata Grande requiere estudio geológico de detalle, explotación racional e inversiones en su planta, y Miches, previa cubicación de reservas y estudio técnico-económico podría ser explotado con pequeñas instalaciones.
Los distritos mineros de yacimientos de cobre sólo tendrían vida activa con ayuda estatal mediante la instalación de casas compradoras de mineral, de algunos pequeños planteles concentradores y prestando asesoría técnica.

El país posee yacimientos de yeso, de calizas y arcillas que son la base en industrias tan importantes como las fábricas de cemento. La producción de estos materiales va esencialmente a este tipo de industrias, además del yeso y la caliza que tienen también mercado externo.
La industria del cemento no ofrece posibilidades a corto plazo para una expansión importante ya que con la producción actual se estaría abasteciendo el mercado interno. La caliza de Alcoa tiene sus propios mercados.

La producción de mármol, travertino y ónix está supeditada a los consumos de la industria de la construcción esencialmente y al parecer, por ahora, ésta estaría satisfecha.La sal que tuvo mercado externo, hoy está restringida al nacional y sin grandes posibilidades de una explotación, intensiva a corto plazo. La instalación de industrias consumidoras de este producto como la de sola cáustica podría revitalizarla.

El ámbar merece especial atención ya que su extracción es fácil y barata y podría levantar una interesante industria artesanal con muy poco esfuerzo.

El carbón tiene mínimas posibilidades de uso industrial debido a que sus características están fuera de los límites de las especificaciones técnicas requeridas, sin embargo, permitiría su utilización como fuente para la generación de energía eléctrica, si la exploración determina reservas suficientes.