HIDRÓLISIS Y SOLUCIONES REGULADORAS


Las sales son compuestos iónicos que se forman en las reacciones de neutralización de ácidos y bases. Si bien el proceso se denomina neutralización, esto no significa que las disoluciones acuosas de las sales sean neutras; estas disoluciones pueden presentar carácter acido o básico, dependiendo de la tendencia de sus iones a intercambiar protones.

La hidrólisis se produce cuando la sal, al disolverse, se disocia en sus iones y estos interactúan o reaccionan con el agua, cambiando su pH, es decir, aumentando o disminuyendo la concentración de iones hidronio o de iones hidróxido, según sea el caso.

Una disolución tampón o disolución amortiguadora, es una disolución que contiene unas sustancias que inhiben los cambios de pH, o concentración de ion hidrogeno de la disolución. Dichas sustancias pueden contener un ácido débil y su sal, por ejemplo, ácido acético y acetato de sodio, o una base débil y una sal de esa base, por ejemplo, hidróxido de amonio (base débil, NH4) y cloruro de amonio (sal, NH4Cl).

Las disoluciones amortiguadoras tienen la capacidad de resistir los cambios de pH, cuando se le agregan cantidades de un acido o una base a una disolución.

Muchos amortiguadores se utilizan en procesos industriales y también actúan en nuestro organismo y son de vital importancia. Los fluidos de los organismo vivos están fuertemente tamponado, y el agua del mar y ciertas sustancias del suelo son otros ejemplo de disoluciones tampones existentes en la naturaleza.

Las disoluciones tampones se utilizan en química y sirven como referencia en la medida del pH.

Fuente Consultada
Santillana, Química 1, del primer curso del Primer ciclo de Educación Media