CRECIMIENTO FÍSICO EN LA EDAD ESCOLAR - Enciclopedia de Tareas

CRECIMIENTO FÍSICO EN LA EDAD ESCOLAR


Los primeros años escolares son un periodo relativamente estable del desarrollo, que termina en el estirón preadolescente hacia los 10 años en las niñas y los 12 años en los niños. El promedio de aumento de peso durante estos años es de 3 a 3,5 kg/año (7 Ib) y la talla aumenta unos 6 cm/año (2 ½ in). El crecimiento del perímetro cefálico se ralentiza pues se incrementa de 51 (20 in) a 53 (21 in) o 54 cm. Entre los 5 y los 12 años. Al finalizar este período el cerebro ha alcanzado virtualmente el tamaño del adulto.

Los años escolares son un tiempo de actividad física vigorosa. La columna vertebral se hace más recta, pero el cuerpo del niño es flexible, pudiendo adoptar posturas que con frecuencia molestan a los padres y profesores. Las actividades motoras de los primeros años, tales como el correr o trepar, se convierten en actividades especializadas, y en juegos que requieren una particular destreza muscular y motora.

El desarrollo de los huesos faciales continúa activamente durante los años escolares, particularmente con ensanchamiento de los senos. Generalmente el seno frontal ha hecho su aparición a los 7 años.

Los primeros dientes permanentes son los molares y brotan durante el séptimo año de vida. Al aparecer estos molares llamados de los 6 años, empieza la caída de los dientes caducos, que aproximadamente siguen el mismo orden de aparición. Son reemplazados alrededor de 4 dientes por año durante los siguientes 5 años. Los segundos molares permanentes aparecen a los 14 años, y los terceros molares pueden no aparecer hasta los 20 años.
Las infecciones respiratorias son frecuentes durante estos años y la respuesta a la infección en estos niños es más parecida a la del adulto que la observada en los lactantes y niños pequeños. El número normal de infecciones respiratorias durante los años escolares es elevado, no siendo infrecuente de 6-7 enfermedades al año.

Con el cambio de una gran parte de la vida del niño desde su hogar al medio ambiente escolar, el niño empieza a hacer una vida cada vez más independiente y a buscar fuera de casa metas y modelos de comportamiento. Esta desviación de intereses a menudo provoca ansiedad en los padres, y si los primeros problemas entre los padres y el hijo no han sido adecuadamente resueltos, la adaptación al ambiente extrafamiliar suele encontrar dificultades.

La gran responsabilidad de los años escolares es la creación en los niños del sentido del beber, de responsabilidad, y de talento realista. Existe la posibilidad de que se produzca una gran frustración por parte de padres e hijos cuando los resultados obtenidos por el niño no alcanzan las esperanzas paternas. El niño incapaz de encontrar unos modelos adecuados puede conocer por primera vez la sensación de fracaso y reaccionar con ansiedad y hostilidad. Puede desarrollarse una conducta antisocial a través de la cual el niño intenta obtener la consideración que no puede alcanzar de otra manera.