EL DESARROLLO INFANTIL


El desarrollo infantil es el estudio científico de las formas cualitativas y cuantitativas normales en los que los niños cambian con el paso del tiempo.

El cambio cuantitativo incluye cambio en cantidad como la altura, peso, cantidad de vocabulario.

El estudio del cambio cualitativo es más complejo, ya que incluye cambios en la naturaleza de la inteligencia.

Estos dos tipos de cambios se pueden comparar en el desarrollo de la memoria; ejemplo: Un niño a la edad de 7 años recuerda un número de objetos que cuando tenía tres años; a esto es lo que llamamos cambios cuantitativos.

Entre la edad cronológica y los cambios en la respuesta del individuo a cierta dimensión de la conducta en el curso del desenvolvimiento hacia la madurez (Wohlwill, 1973). En otras palabras los psicólogos del desarrollo (y otros) pueden interesarse en la línea temporal aproximada en la que los comportamientos aparecen en la vida. Así, quienes se ocupan de la materia pueden comparar el momento en que ocurren conductas similares en niños distintos o diferentes culturas o grupos socioeconómicos.

Establecer criterios apropiados para las habilidades del desarrollo nos permite determinar cuando un individuo está avanzando o retrasado en esa área y en relación con sus semejantes lo que resulta útil, por ejemplo, para diseñar programas de ayuda a niños de desarrollo retrasados o para medir los efectos de diferentes ambientes.

Área del Desarrollo: El desarrollo ocurre en tres dominios o áreas: física, cognoscitiva y psicosocial.

Área Física: Tiene como características el crecimiento y los cambios básicos en el organismo. Incluye cambios externos, en músculos, glándulas, cerebro y órganos sensoriales, así como la salud física y las habilidades motores (caminar, gotear o aprender a escribir).

Área Cognoscitiva: Implica los procesos mentales relacionados con el pensamiento y la solución de problemas. Comprende cambios en la percepción, la memoria, el razonamiento, la creatividad y el lenguaje.

Área Psicosocial: Desarrollo de la personalidad y de las habilidades interpersonales. Ambos campos están relacionados y comprenden el autoconcepto y las emociones, así como las habilidades sociales y las conductas.