EL DISCURSO JURÍDICO-ADMINISTRATIVO


La Lengua de los poderes públicos

El discurso jurídico-administrativo engloba todas las manifestaciones lingüísticas relacionadas con los poderes públicos y la regulación institucional de la convivencia ciudadana: las disposiciones legales que nos rigen, las normas que las aplican y las sentencias que obligan a cumplirlas. Los textos a los que ellas dan lugar son peculiares por su léxico, su sintaxis y su organización interna, y constituyen ejemplos de registros ligados a situaciones específicas.
Aunque desde un punto de vista estrictamente lingüístico no siempre es fácil establecer una diferenciación tajante entre discurso jurídico y discurso administrativo, se denomina discurso jurídico al propio de los textos de las leyes que emanan del poder legislativo (textos legales) y de la sentencias que emanan del poder judicial (textos judiciales); y se denomina discurso administrativo al que utiliza el poder ejecutivo, es decir, la Administración encargada de regular la aplicación de las leyes, para comunicarse tanto con los ciudadanos como con otras instancias de la propia Administración.

Fuente:
Santillana, Nivel Medio, Lengua y Literatura, 2do. Grado, Segundo Ciclo. 4