FISIOLOGÍA DE LOS HONGOS

Los hongos pueden soportar un ambiente desfavorable, mejor que la mayoría de los otros microorganismos por ejemplo: los hongos filamentosos y las levaduras pueden crecer en un sustrato o medio con concentraciones de azucares que inhiben a la mayoría de las bacterias, las levaduras y los hongos pueden tolerar en general condiciones más ácidas que las mayoría de los microorganismos restantes.

Las levaduras son facultativas, es decir pueden crecer en condiciones aeróbicas como anaeróbicas. Los hongos filamentosos son estrictamente anaeróbicos. Los hongos crecen a lo largo de una amplia gama de temperatura entre 22°C y 30°C los soprafitos, las especies patógenos tienen una temperatura más elevada 30°C y 37°C. Algunos hongos crecen a temperaturas próximas a 0°C.

Los hongos son capaces de utilizar una gran variedad de materiales para su nutrición. Son heterótrofos a diferencia de otras bacterias no pueden utilizar compuestas de carbono inorgánicos, tales como el dióxido de carbono. El carbono debe proceder de una fuente orgánica, tal como la glucosa. Algunas especies pueden utilizar compuestos de nitrógenos inorgánicos, tales como sales de amonio.