HONGOS DE QUERATOMICOSIS



Después de tener en cuenta los sinónimos, las causas publicadas de queratomicosis (úlceras micóticas de la córnea) comprenden unas 84 especies de 38 géneros de Eumycota, casi todos existentes en la naturaleza como saprófitos comunes y patógenos vegetales, y sólo unos pocos conocidos como causas de micosis no oculares. La identificación requiere generalmente ayuda de micólogos especializados en el conocimiento de los grupos de hongos que quedan fuera del campo de la micología médica. La tarea se simplifica, sin embargo, si recordamos que sólo relativamente pocas especies y géneros producen la mayoría de las úlceras corneales. Comenzando con los más frecuentes, las causas comunes de queratomicosis son Fusarium solana, Candida albicans, Aspergillus fumigatus, Curvularia spp. Y otros hifomicetos dematiáceos, Aspergillus flavus y otras especies de Aspergillus, Penicillum y Paecilomyces, Fusarium episphaeria y otras especies de Fusarium y Cylindrocarpon.

Con una sola excepción de infecciones oculares causadas por C. albicans, la queratomicosis es de origen externo y se encuentra en personas aparentemente sanas, originándose generalmente en material de espacios abiertos en particular vegetales, que aparecen introducir al hongo en la córnea.

La frecuencia y los agentes etiológicos principales varían geográficamente. En Miami, Florida, la frecuencia actual es de 20 casos por año.

La rápida aplicación de terapia antifúngica y la prescindencia del uso terapéutico de corticosteroides son importantes para el resultado clínico de la queratomicosis y dependen del diagnostico precoz. La consecuencia más seria de la queratomicosis es la penetración del hongo más profundamente en los tejidos del ojo y la perforación del globo ocular, con la consiguiente endoftalmitis.

El primer paso del diagnostico de la queratomicosis requiere un oftalmólogo experto que debe evaluar la úlcera clínicamente con acierto y luego obtener buenos raspados de la lesión para examen directo y cultivo.