LA REFORMA HAITIANA


En Haití la crisis económica profundizó la crisis polí¬tica y, especialmente, el rechazo a Boyer. Se creó un movimiento de oposición que halló su base de apo¬yo en la Cámara de Diputados.

Tras la reforma, Haití entró en un proceso de crisis, En lugar de Boyer se estableció un gobierno provi¬sional dirigido por el General Charles Hérard, quien tuvo que enfrentar una enorme oposición de parte de los sectores que apoyaban a Boyer y que ocupaban importantes funciones en las estructuras del poder. Además, las pugnas internas entre negros y mulatos continuaron, lo que provocó mayor inestabilidad.

Malestar en la parte Este

El malestar entre los dominicanos no tardó en hacer¬se presente. En 1824 se producía en Santo Domin¬go y las zonas del Este, la llamada Conspiración de los Alcarrizos, encabezada por el cura Pedro González, pero dirigida por sectores hateros.

Esta intentona pretendía restablecer el dominio es¬pañol, pero fracasó al ser descubiertos y fusilados sus implicados por el gobernador de Santo Domingo, Gerónimo Maximiliano Borgellá.
Movimientos de oposición

El 16 de julio de 1838, Juan Pablo Duarte, junto con Juan Isidro Pérez, Pedro Alejandrino Pina, José Ma¬ría Serra, Félix María Ruiz, Jacinto de la Concha, en¬tre otros, funda la sociedad secreta La Trinitaria con el propósito de luchar por la independencia nacional.

Duarte, hijo de un comerciante español, había regre¬sado al país en 1831 procedente de Europa, donde había recibido instrucción y la influencia de las ideas liberales.

Bajo la dirección de Duarte se agruparon esencial¬mente los sectores de la pequeña burguesía urba¬na. Estos aspiraban a la formación de una República independiente sustentada en los principios liberales.

Paralelamente, los sectores hateros, los comer¬ciantes y ciertos sectores de la burocracia, tam¬bién formaron una facción opositora, que sí bien pre¬tendía separarse de Haití, no deseaba la indepen¬dencia sino el retorno a la dependencia colonial o bien el protectorado de alguna gran potencia. Estos últimos se dispersaron en diversas tendencias.

Tendencias existentes:

Pro-españoles: Aspiraban al retorno de la situación colonial, encabezados por el sacerdote Gaspar Her¬nández y el General Andrés López Villanueva.

Pro-ingleses: el desinterés de Inglaterra truncó estas aspiraciones.

Pro-franceses: Buscaban terminar el dominio hai¬tiano con el apoyo de Francia, otorgándole a esta potencia beneficios políticos, comerciales y territo-riales. Sus figuras principales eran Buenaventura Báez y Manuel Joaquín del Monte.