LOS PRINCIPIOS BÁSICOS DE CONTABILIDAD

Los nueve (9) principios básicos de contabilidad:

1. El principio de la Entidad.
2. El Principio de Negocios en Marcha.
3. El Principio de Período Contable.
4. El Principio de Enfrentamiento.
5. El Principio del Conservatismo.
6. El Principio del Costo.
7. El Principio de Revelación Suficiente.
8. El Principio de la Unidad Monetaria.
9. El Principio de la Consistencia.

1. EL PRINCIPIO DE LA ENTIDAD:
Conforme a este principio, se parte del supuesto de que una empresa tiene una personalidad jurídica distinta a los de los miembros que la integran. La empresa es un ente jurídico. La contabilidad versará sobre los bienes, derechos y obligaciones de la empresa y no sobre los correspondientes a sus propietarios.

2. EL PRINCIPIO DEL NEGOCIO EN MARCHA:
Conforme al principio del negocio en marcha, se supone que un negocio habrá de durar un tiempo indefinido. Al establecer en la escritura constitutiva de una empresa que su vida o duración será de 100 años, prácticamente se está considerando de vida ilimitada para cualquier socio de ella. Con base en este principio contable se justifica la existencia de activos fijos, cuyo costo no se cargará a los gastos del período de adquisición en forma íntegra, sino que irá aplicando, mediante la depreciación, a los distintos ejercicios en que preste servicio.

3. EL PRINCIPIO PERIODO CONTABLE:
Puesto que las verdaderas utilidades de una empresa tan sólo se podrá determinar al concluir su vida, y ésta es ilimitada, artificialmente se habrá de dividir la vida de la empresa en períodos contables con el fin de informar acerca de los resultados de operación de dicha empresa y de su situación financiera.

4. EL PRINCIPIO DE ENTRENAMIENTO:
Según la opinión de muchos contadores prominentes, el principio contable más importante es el de enfrentamiento. Conforme a este principio contable se pretende que se casen los ingresos de un ejercicio contable con los gastos incurridos para la obtención de aquellos. Consideramos que es allí en donde radica la principal diferencia entre la Contabilidad Fiscal y la Contabilidad Financiera. Los contadores deben hacer el mejor intento para determinar las utilidades “correctas” respetando el principio de enfrentamiento. Al fisco no le preocupa tal enfrentamiento, pues su objetivo es como dijimos anteriormente, otro muy distinto; el recaudar los mayores impuestos posibles.
5. EL PRINCIPIO DE CONSERVATISMO O CRITERIO PRUDENCIAL.
Se señala conforme a este principio, que ante diversas alternativas, contables el contador deberá elegir aquella que sea optimista. Implica el reconocimiento de pérdidas tan luego se conozcan, y por el contrario los ingresos no se contabilizan sino hasta que se realicen. Una recomendación útil para los contadores es que eviten el ultraconservatismo, que también es dañino; pues la meta es determinar los verdaderos resultados de las operaciones y la verdadera situación financiera, y no necesariamente los resultados y situación financiera más conservadoras.

6. EL PRINCIPIO DEL COSTO:
Se refiere este principio a la objetividad en el registro de las transacciones. Esta objetividad nacida del comprobante o documento contabilizador da validez a muchas deducciones fiscales y también facilita la aplicación de las técnicas de auditoría, que de lo contrario convertirán al auditor actual en un profesional muy distinto: en un perito valuador. El costo historio ha sido defendido a toda costa por el profesional contable, haciendo caso omiso de los costos de reemplazo de los costos de oportunidad que tan importantes son dentro de la microeconomía (economía de la empresa) o dentro de la contabilidad administrativa. (La contabilidad administrativa no se ve afectada por los principios de contabilidad generalmente aceptados).

7. EL PRINCIPIO DE REVELACIÓN SUFICIENTE:
Con base en el principio de revelación suficiente se ha pensado en la necesidad de ajustar los estados financieros con motivo de los cambios en el poder adquisitivo de la moneda. El Contador Público está obligado a proporcionar información fidedigna que permita al usuario de tal información tomar decisiones acertadas. Ha sido una buena costumbre entre los contados el incluir notas aclaratorias a los estados financieros en los cuales se indican pasivos contingentes o compromisos que pueda tener una empresa y demás información que pueda ser útil para el lector de dichos estados financieros.

8. EL PRINCIPIO DE LA UNIDAD MONETARIA:
El principio contable más discutido en años recientes es el principio de la unidad monetaria. ¿Será válido el supuesto de que el poder adquisitivo de la moneda no cambia? Un Contador Público que se oponga a una revaluación de activos fijos (cuando en realidad proceda) apoyándose en el principio de la unidad monetaria, no estará de acuerdo en que se paguen los mimos honorarios por igual trabajo que realizó hace más de años. Siendo la Contaduría Pública una profesión formada por personas integras y muy respetadas no podía menos que esperarse el enfrentarse al problema formándose Comités que han estudiado el problema con todos esmero en la búsqueda de la mejor solución al mimo.

9. EL PRINCIPIO DE CONSISTENCIA:
Este principio se refiere tanto a la consistencia en la aplicación de criterios contables de valuación de partidas y demás criterios (capitalización o no capitalización de desembolsos relacionados con activos fijos; tratamiento contable de los planes de pensiones a persona; tratamiento de mejoras en arrendamientos, etc.), como a la consistencia en cuanto a la clasificación de partidas dentro de los estados financieros. Razones financieras equivocadas se obtendrán si en un ejercicio una partida se clasifica como crédito diferido y en otro ejercicio se clasifica como cuenta complementaria de activo (caso de: Intereses por Realizar en Ventas en Abonos). Se ha dicho en plan de broma que una empresa cuyas utilidades sean deficientes debe más bien cambiar de contador y no de administrador, pues los contadores con sus criterios profesionales podrán hacer varias las utilidades de las empresas sin violar los principios contables. La Secretaría de Hacienda sí da importancia al principio de consistencia, puesto que si no lo hicieran las empresas disminuirían su carga tributaria tan sólo buscando aquellos criterios contables que arrojan menores utilidades, posiblemente sin respetar el principio de consistencia. (En el tratamiento contable de coproductos podría un Contador en un período contable prorratear el costo conjunto considerando el método de valor de mercado ponderado para prorratear dicho costo conjunto.

Otro caso sería diferir gastos si el presente ejercicio fuere malo en cuanto a utilidades para posteriormente amortizar dichos gastos en los periodos con mayores utilidades y así ahorrar impuestos.

Otros Principios de Control de Aceptación lo encontramos en la obra de Paul Grady “Inventario de los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados”, publicada originalmente por el A.I.C.P.A., y en versión castellana por el Instituto Mexicano de Contadores Público.


Fuentes:
Análisis e Interpretación de la Información Financiera,
Alberto García Mendoza.

Curso de Contabilidad para el Segundo Nivel
Teoría y Práctica, Preguntas y Problemas
Víctor R. De la Rosa.
Damaso A. Toribio L.
Luis E. Madrigal.
ads
 
Copyright © . Enciclopedia de Tareas - Posts · Comments
Theme Template by BTDesigner · Powered by Blogger