MÉTODOS Y TÉCNICAS DE LA INVESTIGACIÓN SOCIAL

El Método: Se refiere al procedimiento o estrategia de investigación, los medios, los caminos que dispone la ciencia para plantear problemas verificables (contrastables) y someter a la prueba las soluciones propuestas para tales problemas.

Al llegar a este nivel de explicación es preciso definir el término Técnica de Investigación. Son los medios e instrumentos específicos de recolección y análisis de datos. La investigación sociológica utiliza con más frecuencia las siguientes técnicas: el experimento, la observación, la encuesta, el estudio de casos, el estudio comparativo, las entrevistas, el uso de datos disponibles, análisis de contenido.

Los Experimentos: Aunque generalmente son desarrollados en laboratorios, también pueden hacerse sobre el terreno; siempre y cuando quienes los conduzcan sean capaces de mantener constante todas las variables controladas. Esto quiere decir que en cualquier experimento, sólo la variable independiente, que es la que manipula el experimentador, es modificada a propósitos, a medida que el estudio pasa de un ensayo experimental a otro. Para poder observar si los resultados del experimento y cómo lo afectan, el sociólogo dividirá a los sujetos en un grupo de control y por lo menos en un grupo experimental, a fines de establecer una base de comparación.


Observación: De amplio uso en la antropología social y la sociología, permite recoger información mediante el registro informal de descripciones de conductas vistas u observadas sistemáticamente en el terreno. Observación participativa, el sociólogo investigador participa en la vida social de los sujetos de su observación y su papel (función) es conocido por las personas que están bajo estudio.


Observación Participativa Secreta: Los sociólogos se introducen en el mundo social sin identificarse como investigadores y tratan de pasar como miembros del grupo que están estudiando. Los sujetos de investigación: la verdadera identidad del investigador. La observación no participativa, en la cual los sociólogos no se unen a las actividades del grupo en sus situaciones diarias.
La Encuesta: Es un procedimiento para recoger información mediante la administración de cuestionarios (documentos con preguntas y espacios para dar las respuestas) a los encuestados. La mayoría de las encuestas se diseñan para recolectar información sobre un número pequeño de personas que pueden usar para hacer generalizaciones. Por ejemplo, el investigar el fenómeno de la prostitución, la delincuencia, se escoge una muestra representativa en base a criterios tales como: la edad, la procedencia social, el nivel educativo, etc.

Escoger una muestra representativa se convierte en un desafío para el sociólogo, por lo que se recomienda consultar un estadístico con especialidad en muestreo.

El Estudio de Casos: Es una de las técnicas de observación de campo que se utiliza con más frecuencia. Para desarrollar un estudio de caso, el investigador tiene que mantener un registro completo y comprensivo de todos los detalles relacionados con el objeto de estudio. Uno de los méritos de este método es que referirse a un conjunto conceptualmente claro de fenómenos; suministra, asimismo formulaciones agrupadas que a menudo mantienen vínculos significativos entre sí. Sin embargo, el estudio de casos suele limitarse a un caso único y aporta hipótesis post tacto, no relaciones demostradas. El estudio de casos individuales es un proceso destinado a generar hipótesis, no a comprobarla.


La Entrevista: Desde un punto de vista general, la entrevista es una forma específica de interacción social. El investigador se sitúa frente al investigador y le formula preguntas, a partir de cuyas respuestas habrán de surgir los datos de interés. Se establece así un dialogo, pero un dialogo peculiar, asimétrico, donde una de las partes busca recoger informaciones y otra se nos presenta como fuente de investigaciones. Dentro de la entrevista tenemos diversos tipos que varían en cuanto a sus fines y grado de estructuración.
La Entrevista Semiestructurada: Es aquella en que los aspectos generales y específicos que van a tratarse trabajaron con anticipación, pero los entrevistados tenían libertad para tratar los temas en los términos que ellos consideran más significativos.

Entrevista Estructurada: Es aquella en la cual la secuencia de las preguntas están cuidadosamente planificadas con anticipación.

El Estudio Comparativo: Su objetivo es similar del experimento, con la diferencia de que se le emplea en medios naturales no artificiales. La materia elegida para el estudio debe ser muy general, y repetirse con frecuencia suficiente, para examinar muchas configuraciones y cambios de los fenómenos. Dentro de sus limitaciones, el método comparativo ha resultado eficaz, puesto que procura agrupar los datos relacionados significativamente, y a menudo puede demostrar empíricamente estas relaciones, constituyen un comienzo de conformidad con las características del conocimiento científico. Además, puede ser acumulativo. Por ejemplo puede procederse a comparar las actitudes de los jóvenes de Villa Francisca y Villa Juana con relación al estudio y el progreso social.

Análisis de Contenido: Frecuentemente los sociólogos emplean el análisis de contenido para descubrir información importante en materiales históricos y contemporáneos. El análisis de contenido puede aplicarse a casi todo tipo de información registrada: Periódicos, Revistas, Cartas, Diarios, Leyes, Autobiografías, etc. Especial útil entre los estudios históricos, por ejemplo, al estudiar el comportamiento de la población, de los partidos políticos en la revolución del 24 de abril de 1965, se recurre al tipo de documentos situados.

Investigación Cualitativa: Lo cual depende de la interpretación hecha por el investigador, una vez recolectada información suficiente, los investigadores pueden pasar a las técnicas, o investigación basadas en estadística, o sea, a lo que se denomina investigación cualitativa.