PROPIEDADES DE LOS METALES

Los metales son buenos conductores de la electricidad, debido a que sus electrones de valencia se mueven fácilmente cuando el metal se conecta a los terminales de un generador.

Los metales son buenos conductores de calor. Aquellos electrones de valencia que están situados en un foco caliente adquieren una gran energía cinética que comunican, mediante colisiones, a los electrones más cercanos a aquéllos. La capacidad de un metal para conducir la electricidad disminuye al aumentar la temperatura, pues se acentúan las vibraciones de los átomos, tendiendo a romper el flujo de electrones.

Tienen un gran poder reflector y escasa absorción de la luz.

Los electrones de los átomos se trasladan continuamente de un átomo a otro, generando una densa nube electrónica. Por eso los metales tienen brillo.

Los metales se pueden extender en láminas muy delgadas, es decir, son maleables; y en hilos, o sea que son dúctiles. Ambas propiedades se derivan de la disposición, en capas, de los iones que forman la red.

Los metales son capaces de resistir tensiones sin romperse, esto quiere decir que son tenaces. Las fuerzas de atracción que existen entre los iones positivos y la nube de carga negativa son muy intensas y mantienen la estructura firmemente unida.

La mayoría de los materiales son densos, duro y tienen un elevado punto de fusión. Son excepciones el mercurio, que es líquido, y los metales alcalinos, que son blandos, menos densos que el agua y con bajos puntos de fusión.

La mayoría de los metales se encuentran en la Naturaleza combinados químicamente, formando los minerales conocidos con el nombre de menas. Por ejemplo, la Bauxita (Al2O3 2H2O) la halita (NaCI), la argentita (AgS2), La Pirita (FeS2), o la hematita (Fe2O3)

La metalurgia es la ciencia y tecnología de la separación de los metales a partir de sus menas y aleaciones. Una aleación es una disolución sólida compuesta de dos o más metales, o de un metal o metales con uno o más no metales. Para extraer los metales de sus menas se siguen tres etapas: Preparación de la Mena, Producción del Metal y Purificación del Metal.

El cobre, la plata y el oro son tan poco reactantes que, por lo general, se encuentran sin combinar en el estado natural. Por estas características se les llama mentales de acuñar o nobles.

Fuente:
Santillana Media, Química, Curso 1ero, Primer Ciclo, SEE
Pag. 49