¿Qué es la Comunicación Publicitaria?


Se denomina publicidad a la distribución programada y realizada a través de medios de difusión masiva, de mensajes destinados a persuadir a los destinarios de la conveniencia de actuar de una determinada manera. La comunicación publicitaria se define, pues, en función de los factores pragmáticos que la configuran.

FACTORES PRAGMÁTICOS DE LA COMUNICACIÓN PUBLICITARIA
Emisor
Modo de Distribución
Contenido
Objetivos
Destinatario
Canal

EL EMISOR: El emisor del mensaje publicitario es, en principio, la entidad que proporciona el producto que anima a determinada acción. Sin embargo, lo característico de la publicad moderna es que quien realmente diseña la estrategia publicitaria suele ser un agente especializado en manejar los resortes de la comunicación para obtener la máxima eficacia. Sus clientes son las empresas que pretenden vender esos productos, o bien ciertas instituciones que desean difundir determinados mensajes no comerciales de carácter general.

EL MODO DE DISTRIBUCIÓN: La difusión del mensaje, tanto en lo que se refiere a su forma y contenido como a los medios o soportes en que se presenta o al momento y a la periodicidad con que aparece, ha sido conscientemente diseñada para lograr llegar a un conjunto de destinatarios previamente seleccionado, y por supuestos, para conseguir sus objetivos de la manera más eficaz posible. Por eso decimos que la publicidad se difunde mediante una distribución programada, que se denomina campaña.

EL CONTENIDO: Podemos distinguir dos clases básicas de publicidad según sea el contenido del mensaje publicitario:

La Publicidad Comercial: Es aquella que anuncia productos o servicios de consumo; su objeto es convencer a los destinatarios para que adquieran el bien o servicio anunciado. Los anuncios de perfumes, viajes o mermeladas pertenecen a esta clase.

La Publicidad Institucional: es también denominada a veces propaganda: es la que, utilizando técnicas semejantes a las estrategias publicitarias comerciales, tiene como objetivo convencer a los destinarios para que adopten una determinada línea de conducta. Las campañas de los partidos políticos, de las ONG o de los organismos públicos (contra la droga, a favor del reciclaje, etc). Por ejemplo.

LOS OBJETIVOS: los mensajes publicitarios se orientan siempre, como hemos vistos, a convencer al destinatario para que actué de determinada manera. La publicidad no pretende sólo informar sobre las ventajas del producto que anuncia o del comportamiento que preconiza; lo que en último término persigue es que el receptor adopte la conducta que se indica. Los textos publicitarios suelen ser, por tanto, textos de tipo persuasivo en los que el emisor ha utilizado todos los recursos a su alcance para convencer al destinatario y conseguir así de él una actuación concreta.

EL DESTINATARIO: La publicidad se dirige siempre a un grupo. El número de personas que lo integran y los rasgos que las definen como colectivo pueden ser muy variados. Algunas campañas se dirigen a toda la población; éste es el caso, por ejemplo, de las compañías a favor de la diversificación en la recogida de desechos.

El CANAL: Los mensajes publicitarios se distribuyen a través de canales muy variados, entre los que se incluyen, por supuesto, los medios de comunicación de masas (presa, televisión, radio, Internet), pero también otros tipos de soportes: vallas publicitarias, autobuses urbanos, camisetas, bolígrafos, etc. Las características físicas de cada uno de estos canales y soportes determinan los tipos de señales empleados.

Fuente:
Santillana, Nivel Medio, Lengua y Literatura, 2do. Grado, Segundo Ciclo. 4