LA MEDULA ESPINAL - Enciclopedia de Tareas

LA MEDULA ESPINAL


La médula espinal es un cilindro de tejido nervioso que se aloja dentro de la columna vertebral y se extiende a lo largo del cuello y del tronco. De ella parten los nervios raquídeos que son 31 pares, que salen de entre cada dos vertebras.

La médula está formada en periferia por sustancia blanca o fibras nerviosas y en centro por sustancia gris, contrario al cerebro.

En un corte transversal de la medula aparece la sustancia gris en forma de H. Los extremos de delante de la sustancia gris de cada lado, forman las astas anteriores y los de atrás, las atas posteriores. En el centro de la sustancia gris se encuentra el conducto del epéndimo. Esta sustancia está formada por células nerviosas.

Las funciones de la médula espinal son básicamente dos:

a. Enlazar el cerebro y las porciones periféricas del organismo mediante las fibras nerviosas.
b. Efectuar el acto reflejo.

ACTO REFLEJO
El acto reflejo es una sensación convertida en acción sin que intervenga la voluntad. En otras palabras, un reflejo es la emisión de una respuesta involuntaria de los efectores al ser estimulados sus receptores, mediante entre ellos el sistema nervioso, sin necesidad de que intervengan centros superiores. Por ejemplo, cuando ante un pinchazo sorpresivo retiramos, la mano bruscamente, estamos realizando un acto reflejo.

Se llama acto reflejo porque se considera que la corriente nerviosa rebota en la médula –sufre una reflexión- igual que una pelota rebota en el suelo volviendo al sitio donde partió. Así, la corriente sensitiva llega a la médula donde se refleja o rebota volviendo al miembro del que partió en forma de corriente motora.

El circuito que interviene en este fenómeno recibe el nombre del arco reflejo, y está constituido básicamente por dos neuronas, una sensitiva y una motora. Otras veces interviene una tercera neurona de asociación.


Fuente:
Biología Moderna 4
Cuarto Curso Educación Media
Edición 1988, Pag.50 y 51.