LOS EMPRÉSTITOS- GOBIERNO DE LILÍS - Enciclopedia de Tareas

LOS EMPRÉSTITOS- GOBIERNO DE LILÍS


Durante los gobiernos de Lilís, la gestión de emprestititos fue una constante. En 1888 envió al General Generoso de Marchena a gestionar en Londres y Amsterdam un empréstito. El acuerdo de prestar 770,000 libras esterlinas se logró con la compañía holandesa Westendorp. En garantía se otorgaron el 30% de los ingresos aduanales. Con el dinero conseguido se procedió al saldar las cuentas pendientes de la deuda interna y del empréstito Hatmont.

Los azules, preocupados por el derrotero que seguía el gobierno de Heureaux, recurrieron a Luperón para que enfrentara a Lilís. Luperón se presentó a la candidatura presidencial para las elecciones que debían celebrarse en 1889.

Heureaux, como no tenía intenciones de dejar el poder, fue de nuevo candidato a la presidencia. Tal como había pasado en las elecciones anteriores, los seguidores de Luperón fueron perseguidos y apresados forzándolos a retirarse de las elecciones. Heureaux asumió la presidencia, sin oposición, por tercera ocasión.

Luperón, derrotado política y moralmente, se negó a encabezar una nueva rebelión armada y optó por salir del país. No obstante, los azules guiados por Casimiro de Moya, iniciaron una conspiración con los auspicios del gobierno haitiano. Desde allí, pretendían invadir territorio dominicano. El presidente Heureaux, enterando de estos planes, presionó al presidente haitiano para que le retirara su apoyo.


En 1889 Heureaux, buscó el apoyo de Estados Unidos solicitando que fuera nombrado un Encargado de Negocios en Santo Domingo. Además, ofreció arrendar la península de Semaná a cambio de ayuda económica y militar.

El intento de firmar un acuerdo de reciprocidad con Estados Unidos, mediante el cual una serie de productos de ambos países entrarían libres de impuestos, fracasó debido a la oposición de los representantes comerciales de los países europeos con los que se negociaba. Francia, Alemania y Holanda amenazaron al gobierno con suspender sus compras. Los productores cibaeños, principalmente los tabaqueros, amenazaron de perder sus mercados, se prepararon para iniciar una revolución. A estas oposiciones se sumó el rechazo de los azules al intento de arrendamiento de Samaná. Heureaux no tuvo más remedio que suspender sus planes.

Fuente:
Sociedad 3. Historia y Geografía de la República Dominicana, Primer Grado, Segundo Ciclo. 3ero Media, Educación Media -Santillana. Pág. 94, Primera edición 2001. © by Santillana, S.A, Editado por Santillana, S.A, Impreso por Editora Corripio. Rep. Dom. SEE.