MITOSIS (FASES)


Durante el proceso de división por mitosis, ocurren en la célula una serie de cambios morfológicos bien definidos que permiten dividir al proceso en una serie de 4 fases, aunque él, en sí, sea continuo. Estas son las siguientes:

1. PROFASE: (Fase de Separación)
Los cromosomas comienzan a hacerse visibles. Cada uno está constituido por dos filamentos (cromatidas) unidos en toda su longitud uno a otro. Cada vez se espiralizan más haciéndose más cortos y más gruesos.

El diplosoma del centrosoma se duplica y cada pareja de centriolos empiezan a emigrar hacia polos opuestos de la célula, apareciendo entre ellos unas fibras continua 200A de diámetro que darán lugar al huso acromático.

La membrana nuclear se va fragmentando hasta desaparecer al final de la profase, mezclándose el contenido nuclear con el resto del citoplasma.

El núcleo se sitúa próximo a un cromosoma determinado (organizador del nucléolo) y se fragmenta hasta que desaparece.

Por tanto, al finalizar la profase los cromosomas están bastante espiralizados, siendo muy patentes y situándose próximos al ecuatorial. El huso acromático está prácticamente formado, situándose los centriolos en los polos de la célula.

La membrana nuclear y el nucléolo han desaparecido.


2. METAFASE (FASE DE COLOCACIÓN).
En la metafase los cromosomas se sitúan en el ecuador de la célula, unidos a las fibras de aster por el centrómero y con los brazos perpendiculares de dichas fibras. Forman de esta manera la placa ecuatorial. Los de mayor tamaño se sitúan en la periferia del huso, mientras que los pequeños lo hacen en su interior. En esta fase los cromosomas están espiralizados al máximo, por lo que se han acortado y ensanchado.



3. ANAFASE (FASE DE SEPARACIÓN):
Esta fase comienza con el desdoblamiento de los centrómeros hijos de cada cromosoma, que empiezan a emigrar a cada uno de los polos de la célula, arrastrando tras de sí al cromosoma hijo que ahora está formado únicamente por una solo hebra.

La separación de los cromosomas hijos se hace paulatinamente desde el centrómero hasta los telómeros. Entre ambos centrómeros (de los cromosomas hijos) aparecen unas fibras intercomosómicas o interzonales. En esta fase los cromosomas también se encuentran espiralizados al máximo.

4. TELOFASE (FASE DE REORGANIZACIÓN):
Cuando los cromosomas hijos alcanzan los polos de la célula ocurre un proceso que se puede decir inverso a la profase. Los cromosomas se van a desespiralizar, haciéndose cada vez menos visibles. El nucléolo se va a formar junto al cromosoma en donde desapareció. La membrana nuclear se va formando, y en la región ecuatorial la membrana celular se invigina, dando lugar a un tabique que separa así dos células hijas.

Fuente:
Biología Moderna 4
Cuarto Curso Educación Media
Edición 1988, Pag. 57.