REPRODUCCIÓN EN GIMNOSPERMAS.


La reproducción sexual en las gimnospermas es similar a la de las angiospermas.

En las gimnospermas (pinos) los órganos sexuales están representados están representando por los conos o estróbilos, los cuales producen dos tipos de esporas: la microesporas o espera masculina, y la megaespora o espora femenina, producida por los conos ovulados o femeninos.

En los conos estaminados, las células madres de las microesporas por meiosis dan como resultado varias microesporas haploides; el núcleo de la microespora se divide varias veces mitóticamente, para formar un grano de polen con 4 núcleos, uno de los cuales es destinado a la fertilización y se le conoce como núcleo espermático. Los restantes núcleos se denominan vegetativos y no participan en los proceso de fertilización.

Los granos de polen, presentan 2 alas que facilitan su dispersión por el viento.

Los conos ovulados se componen de un eje, sobre el cual se insertan en forma espiralada numerosas escamas leñosas, cada una de las cuales produce 2 óvulos. Dentro de estos óvulos se localiza la célula madre y la megaespora que pronto entra en meiosis y forma una fila de 4 megaesporas haploides, de las cuales sólo una será funcional.

La megaespora funcional, por divisiones mitóticas, produce el gameto, en cuyo interior se encuentran los arquegonios, cada uno de los cuales produce una ovocélula.

Los granos de polen maduros son dispersados por el viento, algunos de ellos alcanzan los conos femeninos produciéndose el fenómeno de polinización.

En la mayoría de los pinos la polinización se presenta 12 meses antes de que ocurra la fertilización, es decir, la polinización se realiza cuando los conos femeninos son aun jóvenes.

El grano de polen queda en la cámara polínica, en la cual, poco a poco, se desarrolla el tubo polínico, que crece hasta alcanzar el gametofito; posteriormente un núcleo espermático se une al núcleo de la ovocélula, es decir, se presenta fertilización, lo cual da como resultado un zigoto diploide que mediante divisiones sucesivas origina un embrión contenido en una semilla.


Fuente:
Biología Moderna 4
Cuarto Curso Educación Media
Edición 1988, Pag. 73