VOLUMEN, PRESIÓN Y TEMPERATURA

Para describir el estado de cualquier gas, no sólo hay que decir qué volumen ocupa, sino que es necesario especificar también su temperatura y presión.

¿Qué es el Volumen?
Se denomina volumen de un cuerpo al espacio ocupado por dicho cuerpo. Las unidades más utilizadas para medir volúmenes son el centímetro cúbico, el mililitro y el litro. Para los gases, esta última unidad es la más empleada.

¿Qué es la Presión?
Una de las propiedades más importantes de un gas es la presión, la cual se ejerce igualmente sobre todas las partes del recipiente que lo contenga. La Presión se define como la fuerza ejercida por unidad de área, o sea:

P=F/a

Según esta ecuación, las unidades de presión serán: dinas (cm2), gramos, fuerza/cm2, libras/pulgada2, etc. Esta última se denomina en ingles, “pouds per square inch” por lo cual abrevia PSI, notación que es muy conocida.

¿Qué es la Presión Atmosférica?
La atmósfera que rodea la tierra ejerce presión, la cual se denomina Presión Atmosférica. Esto puede comprobarse haciendo el vacio dentro de un recipiente delgado, que se aplastará debido a esta presión.

¿Qué es la temperatura?
La temperatura es el grado de intensidad del calor y se mide utilizando diversas propiedades, entre las cuales la más empleada es la dilatación térmica.

Un gas puede licuarse por enfriamiento o por compresión (aplicando presiones altas). Sin embargo, este último proceso sólo puede verificarse cuando el gas se encuentra a temperaturas por debajo de la denominada Temperatura Crítica, la cual es la temperatura por encima de la cual es imposible licuar un gas por presión. En consecuencia, a temperatura mayores que la Crítica, una sustancia sólo puede existir como gas, no importa cuán alta sea la presión que se ejerza sobre ella.

Presión Crítica: Es la presión que es necesario aplicarle a un gas a la temperatura crítica para licuarlo.

Volumen Crítica: Es el volumen ocupado por un gas a la temperatura y a la Presión Crítica.

Fuente:
Química Básica, Quinto Educación Media. Pags. 195, 198