CLASIFICACIÓN DE LOS HUESOS


El Sistema Esquelético está formado por un conjunto de huesos y cartílagos. Constituye aproximadamente el 18% del peso corporal. Los huesos se unen en las articulaciones, lo que les permite moverse conservando una relación significativa entre uno y otro. El Sistema Esquelético desempeña seis funciones básicas:

  • Sostén a los tejidos blandos
  • Protección de los órganos internos importantes
  • Asistencia en el movimiento
  • Homeostasis mineral, especialmente de calcio y fósforo
  • Producción de células sanguíneas
  • Almacenamiento de triglicéridos

El tejido óseo (huesos) es vivo, del tipo interno o endoesqueleto. Crece a medida que el cuerpo lo hace, se adapta a las condiciones de vida del individuo y tiene la capacidad de componerse por sí solo después de una enfermedad o lesión (2). Otros tipos de tejidos que constituyen el Sistema Esquelético son cartílagos, tejido conectivo denso, epitelio, tejido adiposo y tejido nervioso.
Tiene dos partes principales: el Esqueleto Axial, formado por los huesos de cráneo, la columna vertebral y la cavidad torácica; y el Esqueleto Apendicular, formado por los miembros superiores e inferiores.

La Cintura Escapular y la Cintura Pélvica son las partes donde el Esqueleto Axial se une con el Esqueleto Apendicular.

Atendiendo a su forma, los huesos se clasifican en tres grupos: largos, anchos y cortos.

  • Huesos Largos: Son aquellos en los cuales predomina una dimensión, el largo, sobre las otras dos, el ancho y el grueso. Los huesos largos se encuentran en las extremidades. En todo hueso largo encontramos una porción central, llamada diáfisis y dos extremidades o epífisis.   Ejemplo: el fémur, la tibia, los metacarpianos.
  • Huesos Planos: Los huesos planos o anchos presentan dos dimensiones, el largo y el ancho, considerablemente mayores que el grueso. Se encuentran en el cráneo y en el tronco.  Ejemplos: el frontal, el occipital, el ilíaco.
  • Huesos Cortos: En los huesos cortos las tres dimensiones son aproximadamente iguales. Se encuentran en la columna vertebral, el carpo y el tarso.  Ejemplos: una vértebra, el astrágalo, el semilunar.

Clasificación de los huesos según su estructura:

Según su estructura, los huesos pueden clasificarse en hueso esponjoso y hueso compacto. El primero está formado por trabéculas óseas de aproximadamente 0.1 a 0.5 mm. En esas regiones es donde se aloja la médula osea. El hueso compacto está formado por láminas óseas rígidas.Todos los huesos tienen ambos tipos de hueso o tejido. En los huesos largos, el tejido esponjoso tiende a localizarse en las epífisis, mientras que el tejido compacto predomina en las diáfisis. En el caso particular de la bóveda craneal, el hueso esponjoso se conoce como diploe.

Hueso

El hueso es un tejido firme, duro y resistente que forma parte del endoesqueleto de los vertebrados. Está compuesto por tejidos duros y blandos. El principal tejido duro es el tejido óseo, un tipo especializado de tejido conectivo constituido por células (osteocitos) y componentes extracelulares calcificados. Los huesos poseen una cubierta superficial de tejido conectivo fibroso llamado periostio y en sus superficies articulares están cubiertos por tejido conectivo cartilaginoso. Los componentes blandos incluyen a los tejidos conectivos mieloide tejido hematopoyético y adiposo (grasa) la médula ósea. El hueso también cuenta con vasos y nervios que, respectivamente irrigan e inervan su estructura.

Los huesos poseen formas muy variadas y cumplen varias funciones. Con una estructura interna compleja pero muy funcional que determina su morfología, los huesos son livianos aunque muy resistentes y duros.

El conjunto total y organizado de las piezas óseas (huesos) conforma el esqueleto o sistema esquelético. Cada pieza cumple una función en particular y de conjunto en relación con las piezas próximas a las que está articulada.

Los huesos en el ser humano son órganos tan vitales como los músculos o el cerebro, con una amplia capacidad de regeneración y reconstitución. Sin embargo, vulgarmente se tiene una visión del hueso como una estructura inerte, puesto que lo que generalmente queda a la vista son las piezas óseas —secas y libres de materia orgánica— de los esqueletos tras la descomposición de los cadáveres.

Fuentes:
1.Biología Humana, Anatomía, Fisiología e Higiene. Pág. 185.
La Escuela Nueva. Apartado 19092. Madrid (España).
Autor: Mario E. Dihigo y Llanos
Médico Cirujano.

2. http://el-humero.blogspot.com/2010/02/clasificacion-de-huesos.html