FENÓMENOS QUÍMICOS DE LA RESPIRACIÓN

Los fenómenos químicos consisten en los cambios que se realizan entre el aire que ha penetrado hasta las vesículas pulmonares y la sangre impura que ocupa los capilares que se distribuyen por las paredes de las vesículas.

A través de las paredes de los capilares:

1. La sangre cede el aire CO2 y vapor de agua.
2. El aire cede a la sangre parte de su O2.

A estos cambio se ha dado el nombre de Hematosis. La sangre pura lleva el O2 a todas las células del cuerpo. El aire inspirado contiene un 20% de O2, el aire espirado contiene solamente un 16%. Por eso se deduce que el 4% del O2 del aire ha pasado a la sangre. Puede comprobarse que el aire contiene CO2 soplando a través de un tubo sumergido en agua de cal. El agua se enturbia porque se forma carbonato de calcio, insoluble, por la unión de CO2 con calcio.

Si respiramos con la boca abierta ante un espejo o una superficie pulimentada, se formaran en ésta finas gotas de agua por condensación del vapor.

Se ha calculado en ½ litro la cantidad de agua que se expulsa al día, en forma de vapor, por la respiración. Si colocamos bajo una campana un animal pequeño, como un pájaro o un ratón, al poco rato da muestras de inquietud y, si no hacemos entrar aria en la campana, muere por asfixia, debido a que ha gastado el O2. Además, el animal impurifica el aire por el CO2 que exhala.

Fuente:
Biología Humana, Anatomía, Fisiología e Higiene. Págs. 141-142.
La Escuela Nueva. Apartado 19092. Madrid (España).
Autor: Mario E. Dihigo y Llanos
Médico Cirujano.