LA BALANZA

Balanza (Concepto):
Es una palabra de primer género con brazos iguales, que sirve para la determinación de masas, y, por tanto, también de pesos.

Una balanza consta de: una columna o soporte M O con una superficie plana o curva O, sobre la que puede bascular una arista viva o cuchilla que va unida a una barra rígida A B, llamada Cruz; ésta se componen de dos brazos iguales, O A y O B. cada uno de éstos lleva en su extremo otra cuchilla, de donde penden los platillos. La cruz lleva también solidaria una aguja, llamada fiel, que marca en un limbo graduado la inclinación mayor o menor de los brazos. Las aristas vivas de las tres cuchillas han de estar en el mismo plano horizontal A O B cuando la balanza está en equilibrio.

Funciona colocando el cuerpo X, cuya masa se desea hallar, en un platillo, y en el otro, pesas conocidas, P, hasta lograr el equilibrio. Entonces, según la ley de la palanca, tendrán X y P igual peso y, por tanto, igual masa. Como la masa de las pesas P se conoce exactamente, esta misma será la masa del cuerpo X.

Condiciones de Exactitud de una Balanza: Una balanza es exacta si el fiel marca el cero cuando los dos platillos están cargados con pesos iguales. Cambiando luego éstos de platillo, si el equilibrio subsiste, podemos asegurar que la balanza es exacta.

Condiciones de Sensibilidad de una Balanza: Una balanza es sensible cuando se inclina la cruz de un modo apreciable al poner en uno de los platillos un pequeño peso adicional.

La sensibilidad de una balanza se expresa por la más pequeña pesa que puede provocar un desplazamiento visible de la aguja. Supongamos que la pesa más pequeña que provoca un desplazamiento visible de la aguja de una balanza es un decigramo. Diremos que ésta es sensible al decigramo, o que aprecia decigramos.

Fuente:
Física Química, 4to, Autores: Constantino Marcos, Jacinto Martínez
Pedido a Librería S.M. General Tabanera, 39, Madrid (19). Págs. 58-59