SENTIDO DEL TACTO - Enciclopedia de Tareas

SENTIDO DEL TACTO


El sentido del tacto reside en la piel y en las mucosas de la boca y de los labios.

Por este sentido se aprecian tres clases de sensaciones:
1. Sensaciones de contacto y de presión.
2. Sensaciones térmicas (calor y frío).
3. Sensaciones dolorosas.

Sensaciones de Contacto:
Son producidas por impresiones de corpúsculos que terminan en la capa superficial de la dermis.

Gracias a estas sensaciones nos damos cuenta del tamaño y la forma de los objetos, de la calidad de su superficie y de la distancia que los separa unos de otros.

Este sentido suple al de la vista cuando estamos en la oscuridad. El tacto se desarrolla de modo extraordinario en los ciegos.

Apreciamos el contacto de modo especial en la punta de la lengua, en los labios, en las yemas de los dedos, en la cara palmar de las manos y en la cara plantar de los pies.

Sensaciones de Presión:
Las sensaciones de presión se originan por la impresión de los corpúsculos profundos. Haciendo presión nos damos cuenta de la consistencia de los cuerpos y sabemos si son duros o blandos.

Por la presión que un cuerpo ejerce sobre nuestra piel, nos damos cuenta de su peso (una persona que se para sobre uno de nuestros pies). Pero corrientemente el peso se aprecia por el esfuerzo que nos cuesta levantar el objeto. Por eso se dice que el peso se aprecia por el sentido muscular.

Sensaciones de Temperatura:
La temperatura normal del hombre oscila entre 36 y 37 grados centígrados. El contacto con un cuerpo de menor temperatura origina una sensación de frío.

Si la temperatura de ese cuerpo es mayor que la nuestra, se origina una sensación de calor. No toda la superficie cutánea tiene la misma sensibilidad térmica. Cuando queremos saber si llovizna, extendemos la mano con el dorso hacia arriba. La cara dorsal de la mano es más sensible a la temperatura que la cara palmar.

Relatividad de las sensaciones de temperatura:
Introduzcamos la mano derecha en una vasija que contenga agua a 50 grados C y la mano izquierda en otra vasija que contenga agua a 10 grados C. Después de unos minutos, retiremos las manos de ambas vasijas e introduzcámoslas en otra que contenga agua a 30 grado C. La mano derecha encontrará esta agua fría y la izquierda, la encontrará caliente.

Sensaciones de Dolor:
La piel percibe el dolor por las terminaciones libres intraepidérmicas.
Ocasionan dolor:
1. El frío por debajo de 0 grados C.
2. El calor por encima de 70 grados C.
3. La presión excesiva.
4. La punción o desgarradura de la piel.

Aunque los puntos de dolor son muy numerosos, hay zonas que son insensibles. A veces no sentimos la aguja de la jeringuilla hipodérmica que punciona la piel. Ha penetrado en una de las zonas insensibles.

Trastornos e ilusiones del tacto:
A veces, las informaciones que nos suministra el tacto no son correctas. Puede hacer exceso de sensibilidad, desproporcionada al estímulo. Se dice entonces que hay hiperestesia. Puede haber una falta completa de sensibilidad, lo cual se llama anestesia. Algunas enfermedades, como la lepra, determina zonas de anestesia.

Para realizar intervenciones quirúrgicas, se anestesian artificialmente los tejidos. Pero, otras veces, el tacto nos suministra informaciones erróneas, como ocurre con el viejo experimento de Aristóteles.

Localización en la corteza cerebral de las sensaciones táctiles:
Las impresiones del tacto son transmitidas por distintas vías porque la superficie cutánea y mucosa es de gran extensión. Los impulsos nerviosos originados en sitios distintos llegan a la zona de la corteza cerebral que está por detrás de la cisura de Rolando.

Fuente
Biología Humana, Anatomía, Fisiología e Higiene. Págs. 320-321-322.
La Escuela Nueva. Apartado 19092. Madrid (España).
Autor: Mario E. Dihigo y Llanos
Médico Cirujano.