LOS ÓRGANOS HOMÓLOGOS


Órganos homólogos son aquéllos que tienen la misma o parecida estructura interna, sin embargo pueden estar adaptados a realizar funciones muy distintas. De esta forma, por ejemplo, son órganos homólogos las alas de un pájaro y los brazos de un hombre. Las clasificaciones basadas en los órganos homólogos son naturales.

Las extremidades anteriores de los vertebrados constituyen un buen ejemplo de órganos homólogos. El que los órganos homólogos tengan la misma estructura interna, a pesar de tener funciones distintas, hace pensar que son adaptaciones que han ido adquiriendo los diversos descendientes de un antepasado común. Se puede hablar entonces de una evo-lución divergente, ya que aparecen formas diferentes según los medios a los que se han adaptado los distintos animales.