ORGANIZACIÓN DE UN ANIMAL SUPERIOR


En el modelo de organización de un animal superior, por ejemplo de un mamífero, destaca en primer lugar la existencia de un armazón interno, el esqueleto, formado por tejido óseo, que junto con los cartílagos, los tendones y los músculos constituyen el aparato locomotor que permite andar, volar o nadar. Todo este sistema mecánico está envuelto por la piel formada por el tejido epitelial. De manera que en conjunto el animal presenta una estructura consistente y un aislamiento del medio exterior.

En la organización interna se aprecia el aparato digestivo, que en general es un tubo que va desde el orificio de entrada de los alimentos, la boca, hasta el orificio de salida o expulsión, el ano. En este aparato se distinguen la cavidad bucal, el esófago, el estómago y los intestinos, y como órganos anexos importantes el hígado y el páncreas. En conjunto, la acción digestiva consiste en la trituración de los alimentos y la conversión, por medio de enzimas, de moléculas complejas en moléculas simples que son absorbidas en el intestino.

En los pulmones tiene lugar un intercambio de gases, toma de oxígeno y expulsión de dióxido de carbono. La ventilación pulmonar está a cargo de los músculos del esqueleto torácico y del diafragma. Para el transporte y distribución de los gases se cuenta con un sistema circulatorio formado por un órgano impulsor, el corazón, y una serie de vasos, las arterias, que llevan sangre oxigenada, y las venas, que llevan sangre sin oxígeno. Este sistema enlaza los pulmones y los intestinos con cualquier órgano del animal.

Los desechos del metabolismo celular se eliminan por los ríñones, órganos que realizan la filtración y depuración de la sangre.

Por último, la recepción de información y la coordinación rápida se consigue con los órganos de los sentidos y el sistema nervioso. Las sensaciones captadas son transportadas por los nervios hasta obtener respuestas desde el sistema nervioso central o desde el periférico. La coordinación lenta tiene lugar por la acción de las hormonas tales como la hipófisis, la tiroides, los ovarios y los testículos.

Fuente:
Santillana Media-Biología, 1 Curso, Primer Ciclo, SEE. Pág.59.
Edición 2005.