DEPURACIÓN DEL AGUA - Enciclopedia de Tareas

DEPURACIÓN DEL AGUA


La presencia de una sustancia extraña en el agua, ya sea disuelta o en suspensión, no es sinónimo de contaminación. Solo puede llegar a serlo si la concentración en que se encuentra altera la calidad del agua, en forma tal que esta no cumple con los requerimientos de calidad para el uso previsto.

Con el fin de controlar y reducir el impacto ambiental de las descargas de aguas polucionadas, se han construido centrales especializadas, llamadas Plantas de tratamiento de agua.

Las primeras plantas de tratamiento fueron creadas para extraer los residuos fecales de las aguas. Sin embargo, la aparición de nuevos contaminantes impulsó la aplicación de tecnologías más avanzadas, donde la Química ha sido la protagonista.

En estas centrales el agua se limpia y queda dentro de los parámetros aceptados por la norma dominicana. Esta norma es bastante rigurosa en cuanto al porcentaje de metales tolerables; metales como el arsénico son permitidos en un máximo de 0.12 miligramos por litro de agua; y el plomo, tan polémico en estos últimos años, tolera un máximo de 0.1 miligramos por litro de agua.

El daño generado por el ser humano en las aguas es cada vez más difícil de revertir. Su recuperación necesita no solo de un alto costo económico y energético; requiere sobre todo de un profundo cambio de actitud en nuestra vida cotidiana: debemos cuidar este recurso, protegerlo de la contaminación y darle un uso racional.

Fuente:
Química 2, 3ro de Bachillerato, 1er Curso, 2do Ciclo, Educación Media. Primera Edición 2005.Editora: Claudia Llibre. SEE. Santillana, Serie Ambar. Pág.55