EL LENGUAJE PUBLICITARIO - Enciclopedia de Tareas

EL LENGUAJE PUBLICITARIO


La publicidad está presente en todos los ámbitos de la vida. Carteles, vallas publicitarias, los distintos medios de comunicación (prensa, radio, televisión, internet y hasta las prendas de vestir son vehículos idóneos para la publicidad). Y, como es lógico, el mensaje se adapta al medio por el cual se transmite.

En los carteles y los anuncios de prensa y de televisión, la imagen desempeña un papel fundamental por su capacidad de reclamo. En ocasiones, la imagen no sólo apoya, sino que explica el mensaje verbal, ambiguo en sí mismo.

El lenguaje que se emplea en los mensajes publicitarios presenta una serie de rasgos distintivos, que se ponen al servicio del propósito persuasivo. Entre estos rasgos destacan los siguientes:

La concisión: para que el mensaje se transmita de una forma rápida y eficaz, debe emplearse un estilo condensado. Ejemplo: Tu vida avanza; tu seguridad, también. Grande por dentro; compacto por fuera.

La ponderación: La intención de destacar las excelencias del producto lleva al empleo de procedimientos de realce: palabras de significado positivo, uso frecuente del compartimiento de superioridad y del superlativo, así como de hipérboles… Ejemplo: Agfa: ¡Nunca había visto la vida de esta forma!.

La originalidad: con el fin de llamar la atención del receptor, se acude con frecuencia a recursos expresivos: metáforas, antítesis, paradojas, dobles sentidos… Por ejemplo, en el siguiente eslogan, se emplea metafóricamente la expresión “Dale funda” para referirse al empaque apropiada de la basura: Dale funda a la basura.

Fuente:
Lengua y Literatura, 2do de Bachillerato, 2do Grado/ 1er Ciclo. Educación Media, Serie Ambar, Santillana. Pág. 122, Editor: Manuel García- Cartagena (Dominicano).