EL REALISMOS EN HISPANOAMÉRICA - Enciclopedia de Tareas

EL REALISMOS EN HISPANOAMÉRICA


La aclimatación del realismo literario en Hispanoamérica coincide prácticamente con el periodo de desarrollo del Modernismo, es decir, desde el último tercio del siglo XIX hasta el primer tercio del siglo XX, el cual es también el periodo de predominio de las ideas positivistas en nuestro subcontinente. Es este un periodo marcado por una relativa estabilidad de los gobiernos, aunque abundan todavía períodos anárquicos, gobiernos dictatoriales y despotismo de caciques. En lo social, la inmigración europea intensifica ciertas características que se hacen más notorias: el arribismo político y social, la lucha de clases, la dialéctica entre el elemento autóctono y el inmigrante, las diferencias raciales; el mestizaje, la esclavitud, el indigenismo, la masa negra; el choque del hombre con la naturaleza, los problemas de los suburbios en la grandes ciudades, con las probables secuelas de corrupción moral. En lo cultural, el anhelo de todo pueblo joven de imitar a las naciones más aventajadas, se traduce en el deseo de asimilarse a las viejas formas de civilización; los hombres de letras ocupan altos cargos diplomáticos.

Los ideales europeos (concepto de libertad), las formas expresivas (tendencia realista), las ideas filosóficas (Positivismo), procedentes de la cultura del Viejo Mundo habían constituido modelos dignos de ser imitados. Dentro de una perspectiva realista, pero aún con sello romántico, son de capital importancia las Tradiciones Peruanas, de Ricardo Palma, quien fundó un género totalmente criollo, mezcla de historia y ficción narrativa, y las novelas de Alberto Blest Gana, como Martín Rivas. Al mismo tiempo va surgiendo un realismo de tendencia urbana con las novelas del argentino Eugenio Cambaceres y las del mexicano Federico Gamboa. Por su parte, la temática social se encuentra en las novelas de los chiles Luis Orrego Luco y Balbomero Lillo.

Siguiendo el ejemplo de los escritores realistas europeos, los autores hispanoamericanos volvieron sus ojos a los espacios olvidados del continente, a la tierra y su gente, las zonas rurales se convirtieron en centro de atención. Allí era posible encontrar los rasgos originales de la cultura: folclore, mitos, leyendas, tradiciones, creencias, supersticiones; allí la vida se diferenciaba totalmente de los ideales extranjeros. Pero cuando los intelectuales quisieron tratar los materiales que les brindaba la vida rural, se encontraron con grandes dificultades: se enfrentaron a un territorio que desconocían y que los asombraba y atemorizaba – tal vez, de un modo similar a como les aconteció a los exploradores europeos del siglo XVI – , con su fuerza avasalladora, desconocida y cíclica. Este conflicto dará como el resultado el surgimiento de las gracias novelas realistas del siglo XX.

Fuente:
MANUEL GARCÍA- CARTAGENA (Dominicano). SEE. Lengua y Literatura, 2do de Bachillerato, 2do Grado/ 1er Ciclo. Educación Media, Serie Ambar, Santillana. Pág. 177.