LA LLUVIA ÁCIDA (CONCEPTO)

Se considera lluvia ácida a cualquier precipitación que tiene un pH inferior a 5.5. En las redes de estudio de la lluvia acida que se han puesto en marcha en diversos países se han detectado numerosas precipitaciones con valores de pH inferiores a 5.

Desde el principio se sospechó que existía relación entre la contaminación atmosférica y la acidez de las lluvias. El C02 contenido en la atmósfera es disuelto por la lluvia de acuerdo con la siguiente reacción:

CO2 (g) + H2O ↔ H2CO3 (ácido)

Este proceso es responsable de que las lluvias presenten normalmente un pH ácido de aproximadamente 5.5.

Los gases nocivos generados por la actividad humana en los vehículos motorizados, la industria metalúrgica, química y de la construcción, así como en nuestros hogares pueden provocar que la lluvia acida adquiera niveles de pH más bajos (mayor acidez) con consecuencias sumamente negativas para nuestro medio ambiente.

Aquellos valores de pH que se encuentran por debajo de 5.5, producen corrosión en el mármol y la piedra caliza, lo que contribuye al deterioro de las edificaciones. Si el pH de la lluvia se coloca entre 3.5 y 5.0 ocurren grandes daños a la vegetación debido a que los suelos se tornan ácidos. Muchos peces y algas mueren cuando el pH de los lagos se reduce a 4.5.

La lluvia acida se considera un problema ambiental sin límites geográficos, ya que los vientos pueden transportar los contaminantes que la generan a miles de kilómetros de donde se originan.

Durante más de tres décadas, en los países desarrollados y más recientemente en los países en vías de desarrollo como el nuestro, se han puesto en vigencia leyes que regulan las emisiones de óxido de azufre y óxido de nitrógeno. Estos compuestos son los principales responsables del aumento de acidez de la lluvia, más allá del valor 5.5 en la escala del pH.

Sin embargo se observa que a pesar de esas previsiones, la lluvia sigue presentando niveles de acidez por encima de lo esperado, los ecosistemas muestran daños superiores a los calculados por los científicos. La lluvia acida y sus consecuencias no han sido neutralizadas a pesar de la reducción en las emisiones de SO2 y NOx.

En la actualidad se asume que las medidas tomadas para mejorar el ambiente tienen como consecuencia la disminución en las emisiones de gases, lo que podría ser la causa del fracaso en el control de la lluvia acida.

En el aire, se encuentran suspendidos en el polvo atmosférico carbonato de calcio (CO3Ca) y carbonato de magnesio (CO3Mg) que actúan como bases cuando se disuelven en las gotas de lluvia.

Fuente:
Química 2, 3ro de Bachillerato, 1er Curso, 2do Ciclo, Educación Media. Primera Edición 2005.Editora: Claudia Llibre. SEE. Santillana, Serie Ambar. Pág.34
ads
 
Copyright © . Enciclopedia de Tareas - Posts · Comments
Theme Template by BTDesigner · Powered by Blogger