RECUERDOS DE UN MÉDICO” DEL DR. LIOTTA.-


El Dr. Domingo Santo Liotta, argentino, 1924, médico y escritor, creó el primer corazón artificial total, usado en un ser humano. 

Escribió con D. Cooley y De Bakey la fascinante “Historia del primer corazón artificial” (1988, Corregidor). También concibió “Cartas a un Médico” que publicó en 2 ediciones, la primera en 1984, la segunda en 1988.

Entre otros libros, profundos, expresivos de una gran vocación espiritual, redactó sus “Recuerdos de un Médico” (publicado en 1989 por edit. Inter-Médica), en primorosa edición, aunque con erratas…

Presenta en este ensayo un diálogo de índole filosófica, en la aldea de Fara Nume, Transilvania, entre Inima e Inger. Estos particulares personajes representan, aquél al Corazón= el Médico y éste al Filósofo= simbolo del Ángel.

Analiza el Hombre Kantiano como premonición del hombre científico contemporáneo, Sintetiza los caracteres del Bien Racional. No tiene que desentrañar el Ser de las Cosas, el “noúmeno” según el iluminador sabio de Königsberg (1724-1804).
El autor de “Crítica de la Razón Pura” sostiene que el hombre sólo puede conocer el Fenómeno, no el Ser. Las cosas del mundo natural, transformadas en Objetos para el entendimiento humano.
La realidad kantiana reside en la mente del hombre.

Prodúcese un giro copernicano, completo, total cuando se reconoce a las cosas como girando en torno al hombre, como “fenómenos”, objetos.

• Traslada sus meditaciones abstractas al área de la Medicina. El hilo conductor de la Historia Galénica, afirma, consiste en la energía de la Vida, desde el “pneuma” helénico a la Molécula de oxígeno actual.

• El Hombre Enfermo lo llama “homo metaphysicus”, pues es el hombre frente a su “ultimidad”, ante el misterio del Espíritu.
Contrastan estas serenas cogitaciones con el vértigo autoritario de la actual Modernidad, la aceleración vital del Mundo Occidental…

• En ese vértigo la Tecnología oficia de prolongación de los dedos y de la inteligencia. Constituyen el modo de las Ciencias de escrutar el Cosmos y la Materia.

• El Pensar Lógico-Matemático tiene gran consecuencia en las conquistas técnicas, es como si el Mundo Natural se estuviese transformando, modelando, bajo la poderosa luz de la acción de las Ciencias.

• Estudia el médico-pensador al P. Pierre Teilhard de Chardin (1881-1955), el original paleontólogo y filósofo francés y su concepción de la “Noosfera”, el fenómeno más relevante y de mayor energía de la Era Moderna, el Desarrollo de la Inteligencia.

• Reflexiona el autor en este pequeño gran libro, sobre la Ciencia, que es la acción exterior de la Razón. La kantiana Razón Teórica, intelectual, y la Razón Práctica, Moral, el Imperativo Categórico…

• De un extremo, la Ciencia, del otro, el movimiento interior, el personalismo de la Conciencia.

• Retorna desde la Filosofía, constantemente, pendularmente, sagazmente, a la Meditación sobre la Medicina. Piensa ahora que la grandeza de un Galeno debe ante todo provenirle de su grandeza como Hombre…

• La Razón Intelectual determina, configura el ser del científico, del médico. Pero existe otro elemento, diferente, distintivo: la Magia, que ejerce su atracción misteriosa a través de toda la Historia humana. Desde el Médico antiguo o “chamán”, un especial “medium”, se desarrolló la “Mántica”, el arte de la Adivinación. Ésta era su Semiología y su Semiótica.
En definitiva, corresponde a la concepción pre-lógica o pre-científica.

• Pero…, la Inspiración, también juega un importante papel en la Obra Científica. La diferencia radica en que debe estar consolidado previamente, bien sembrado, “relámpago en cielo diáfano”, el “campo estructural teórico”, sino la “inspiración” no tendrá peso científico.
• Destaca la tarea de los grandes científicos, los teóricos y los experimentadores del campo médico: la escuela de Alejandría, la de Cos: Herófilo, Erasístrato, Servet, Harvey.

“Recuerdos de un médico” es también una introducción, bellamente escrita, equilibradamente informada, a la Filosofía, a la Ética y a la Historia Médicas.

Ocúpase asimismo de la relación Médico-Paciente que define como “un problema de sentir en los corazones de los protagonistas, en sustancia, un problema de fe entre humanos”

La Unión Médico-Paciente consiste en la interpolación entre la “abstractiva doctrina científica y el hombre común”. Así como también en el quehacer socio-político humano se unen las ideas, las doctrinas, las políticas, con las personas concretas.

Admiran en el autor sus conocimientos lingüísticos y filológicos, sus conclusiones filosóficas, su lógica científica.

“El corazón se constituye simbólicamente en el núcleo de la llamada más profunda de la vida”.

Deduce y enfatiza “el Tronco único de las extremas acepciones espiritualistas en la raza humana”.

Otro tema trascendente en sus reflexiones filosófico-histórico-médicas es:

“entender la actitud referente a la extirpación del Corazón, en apariencia contradictoria con el pensamiento Cristiano”.

Es decir, le ocupa, le preocupa hondamente, aunar Ciencia y Religión, Ciencia y Ética, Medicina y Moral.

Al final define:

“Este ensayo se apega a la realidad, a la experiencia de lo visto y de lo vivido en las arenas de la Medicina”.

Maestro de la Medicina Argentina, y reconocido en el ámbito internacional, el Dr. Liotta piensa fundadamente que:

“Un médico clínico siempre debe encontrar una respuesta para su paciente, en el tramo final, debe entregarle Fe y Esperanza”.

Porque, sobre todo, a la competencia científico-técnica del profesional del área de Salud, debe adosársele un diamantino “suplemento de alma”.-

Por Guillermo R. Gagliardi.-
Artículos de Interés