SALDO NORMAL DE UNA CUENTA

El saldo normal de una cuenta está del lado de la cuenta (debe o haber) donde asentamos los aumentos. Es decir, el saldo normal está del lado positivo. Por ejemplo: la cuenta de Efectivo y otros activos suelen tener un saldo deudor (el lado del cargo es positivo y el lado del abono es negativo), de modo que el saldo normal del activo está del lado del debe. Las cuentas del activo se llama “cuentas con saldo deudor”. Por el contrario, el saldo de las cuentas del Pasivo y el Capital contable por lo general están en haber, por lo que sus saldos normales están del lado de los abonos. Se llaman cuentas con saldo acreedor.

Una cuenta que normalmente tiene su saldo deudor, en ocasiones puede tener un saldo acreedor. Esto indica una cantidad negativa en el rubro. Por ejemplo, la cuenta de Efectivo tendrá un saldo acreedor temporalmente si la cuenta bancaria en la entidad tiene un sobregiro. De igual manera, el Pasivo de las Cuentas por pagar (normalmente un saldo acreedor) tendrá un saldo deudor si la entidad hace demasiados pagos de su cuenta. En otros casos, un saldo extraño puede indicar que hay un error en la contabilidad; por ejemplo, un saldo acreedor en Insumos de oficina, Mobiliario de oficina o Edificios indicaría un error, porque en estos activos no puede haber cantidades negativas.

Como vimos antes, el capital contable contiene la cuenta de Capital y la cuenta de Retiros. En total, esas cuentas muestran un saldo acreedor normal. La cuenta de capital de una persona, con un saldo acreedor normal, como la cuenta de Capital de Gay Gillen, representa un aumento en el capital contable. La cuenta de Capital contable que tiene un saldo deudor normal, como la de Retiros de Gay Gillen, representa una disminución del Capital Contable.

Fuente: Contabilidad, 5ta Edición, Charles T. Horngren, Walter T. Harrison Jr. Linda Smith Bamber, Pearson Educación ®. Págs. 55-56, Capítulo 2. Contabilidad y Entorno de Negocios.