PLAGUICIDAS EN EL MEDIO AMBIENTE


La persistencia de plaguicidas de hidrocarburos clorados ha contaminado toda la tierra. Las mayores cantidades de plaguicidas se localizan en las regiones agrícolas, pero por el hecho de que se dispersan mediante procesos naturales, se han descubierto en los tejidos adiposos de seres humanos, animales y peces, así como mezclados en el aire, el agua y la tierra.

Cuando los plaguicidas se emplean en cultivos, se pueden dispersar en el aire y ser arrastrados por los vientos a zonas alejadas de donde se aplican. Los residuos de plaguicidas se pueden desplazar también hacia los abastecimientos de agua, a través de las aguas de riego. Parte de los plaguicidas del agua son absorbidos por las algas, penetrando así a la cadena alimenticia para concentrarse finalmente en los peces, llegando en consecuencia a los tejidos adiposos de las personas.

Se ha calculado que hay cuatro millones de toneladas de DDT diseminadas en el medio ambiente.

El uso del DDT salvó la vida de aproximadamente 7 millones de personas; no obstante, hizo daño por cuatro razones principales:

1. Los insectos se hicieron resistente al insecticida (más de 450 especies lo son).

2. El DDT afectó los depredadores de los insectos (provoca que el cascarón del huevo de las aves sea débil y se rompa).

3. Se descubrió que la velocidad a la que el DTT se descompone de manera natural es muy lenta y que una molécula permanece decenas de años en la biosfera.

4. El DDT se acumula en los tejidos grasos de los seres superiores y cuando se consumen, la concentración puede ser toxica.

Una de las razones por las que se prohibió el DDT consiste en su gran estabilidad en el medio ambiente.

Fuente:
Contaminación Ambiental: Apuntes Químicos. Francisco Terrero Galarza, Dirección de Publicaciones, ® 1997. Editora Universitaria- UASD-Sto. Dgo. Rep.Dom. Págs. 14-15