SISTEMA JUDICIAL DOMINICANO - Enciclopedia de Tareas

SISTEMA JUDICIAL DOMINICANO


El sistema judicial dominicano está basado principalmente en el régimen francés. El mismo se ejerce por los siguientes tribunales:

El Juzgado de Paz:
Compuesto por un solo juez que se ocupa de los asuntos de menor importancia y los especiales establecidos por la Ley. Existe un Juzgado de Paz en cada circunscripción. Cada Juzgado de Paz tiene un Secretario y un Alguacil de Estrado, los cuales son nombrados por el Juez de Paz.

Los Juzgados de Paz deben enviar a la Suprema Corte de Justicia y al Juzgado de Primera Instancia correspondiente, dentro de los primeros ocho (8) días de cada mes, un estado mensual de los asuntos civiles de que hubieran conocido en el mes anterior, con la indicación de los que estuvieren pendientes de fallo y la expresión del motivo del retardo, si lo hubiere, en el despacho de los asuntos.

El Tribunal de Primera Instancia:
Compuesto por un solo juez, se ocupa de los asuntos que no están atribuidos expresamente a otro tribunal. Existe un Tribunal de Primera Instancia en cada distrito judicial. Estos tribunales están divididos en una Cámara Penal y una Cámara Civil y Comercial, las cuales, a su vez, pueden estar subdivididas en otras cámaras, cada una de ellas con su propia jurisdicción territorial.

La Corte de Apelación:
Compuesta por cinco jueces, que se ocupa de examinar las sentencias pronunciadas por los Tribunales de Primera Instancia, incluyendo los hechos del juicio. Según la Ley 821, sobre Organización Judicial, en nuestro sistema judicial existen nueve Cortes de Apelación. Por ejemplo hay una en la ciudad de Concepción de la Vega y su jurisdicción comprende los Distritos Judiciales de la Vega, Espaillat y Sánchez Ramírez.

La Suprema Corte de Justicia:
Según la Constitución de la República estará compuesta de, por lo menos once jueces (en la actualidad integrada por 16 jueces), es el tribunal máximo y puede modificar todas las sentencias pronunciadas por todos los demás tribunales, pero sólo en lo que se refiere a la legalidad de éstas.

FUENTE:
Cornelio Leonardo R. 2006. Manual de Educación Moral y Cívica. Pág. 47. Papiros Talleres Gráficos. San Francisco de Macorís, Rep.Dom.