¿QUÉ ES UN HURACÁN?


Un huracán es un enorme remolino de viento con lluvias, que se forma en el seno de la atmósfera.

Los más grandes llegan a adquirir tamaños mayores que la isla de Cuba, aunque el promedio sea algo menor; y los más pequeños alcanzan las dimensiones de una provincia como la de Habana.

El viento que los forma, gira en inmensas espirales que se cierran buscando el centro, muy parecidas al muelle, o cuerda de un reloj, que debido al movimiento diurno de la Tierra, se enrosca siempre girando para el mismo lado.

En el hemisferio norte, en el cual nos encontramos los cubanos, siempre giran sus vientos avanzados de derecha a izquierda, al revés de cómo se mueven las agujas del reloj. Por eso se dice que los vientos de los huracanes en el hemisferio norte, se mueven en sentido contrario a las agujas del reloj; esta conducta es tan puntual, que es una de las leyes que siguen los meteorólogos para reconocerlos. Aunque su forma sea de tendencia circular, por factores diversos suelen afectar más bien la ovalada, y aun la de cometas.

Vistos desde el espacio, semejan enormes nebulosos espirales sobre la Tierra.

Por mucho tamaño que adquiera un huracán, lo que no logra es llegar a mucha altura en la atmosfera, más o menos unos doce mil metros, permitiéndoles a los aviones estratosféricos volar sobre ellos en un aire apacible y diáfano, lo cual les brinda contemplar en todo su esplendor tan magno acontecimiento.

Esta altura, aunque parezca muy grande, en proporción con su diámetro es pequeña, ya que nos encontramos con relaciones de uno a cincuenta y aún más, lo cual quiere decir que son mucho más aplastados que una moneda corriente, y al verlos girar se nos ocurre compararlos con una lijadora.

FUENTE:
Hombres y Huracanes. Fernando Boytel Jambú, Empresa de Producción Gráfica “Urselia Díaz Báez”. 1978. Año del XI Festival. PP. 5-6