TÉCNICAS DE RELAJACIÓN - Enciclopedia de Tareas

TÉCNICAS DE RELAJACIÓN


Actualmente en la mayoría de las ocasiones llevamos un tipo de vida excesivamente volcados hacia fuera, en entornos artificiales y con altos grados de estrés. Todo ese cúmulo de factores hace que nuestros cuerpos y mentes se desgasten y enfermen. Todo tipo de enfermedades nerviosas, de dolores musculares, problemas gástricos, de sueño, etc. están directamente relacionados con estos hábitos de vida, dado que no podemos de la noche a la mañana cambiar estos factores lo que si podemos es ir cambiando e introduciendo nuevos hábitos que nos hagan mantenernos conectados con nuestros cuerpos y darles el descanso que necesitan. En esta serie de técnicas vamos a aprender a relajarnos física, mental y emocionalmente.

Primera Técnica

  • Nos acostamos o nos sentamos con la espalda recta y el cuello relajado, tomamos una profunda inspiración en la que notamos como las costillas y el abdomen se expande.
  • Contraemos la musculatura de los pies sentimos como se tensan y luego se relajan, repetimos la misma operación con las pantorrillas, las rodillas, los muslos, los glúteos, la pelvis.
  • Después de cada relajación tomamos una profunda inspiración y las zonas por las que hemos pasado las notamos relajadas.
  • Seguimos con el abdomen, el pecho, la espalda, los brazos y el cuello.
  • Tensamos y soltamos los músculos faciales.
  • Nos quedamos en un estado de relajación durante unos minutos centrándonos en nuestra respiración.
  • Por último empezamos a notar cómo se van despertando nuestros músculos empezando por los pies.
  • Al abrir los ojos notamos que estamos muy relajados y renovados.


Segunda Técnica
  • Nos ponemos cómodos en las posiciones de la técnica anterior.
  • Tomamos una profunda inspiración sentimos como nuestro cuero cabelludo se relaja y distiende, después centramos nuestra atención en nuestros ojos los notamos suaves dentro de sus orbitas, la lengua se expande en la boca, los músculos de la cara se distienden, la sensación de relajación baja por la garganta y la sentimos muy suave.
  • Con una profunda inspiración sentimos como todo nuestra cabeza esta suave y relajada.
  • La sensación de relajación se extiende por nuestros brazos hasta llegar a las manos donde podemos sentir un cosquilleo.
  • Con otra profunda inspiración sentimos las costillas relajadas y el pecho suave, esta sensación la continuamos en el abdomen.
  • A continuación bajamos por las piernas hasta llegar a los pies.
  • Al inspirar sentimos que todo nuestro cuerpo esta relajado y nos quedamos unos minutos centrados en la respiración.

Fuente:
1. Blogterapia.com/
Por: Elia Ramallo