LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA.


Para que exista correspondencia entre la naturaleza de los recursos financieros y la de las inversiones, el activo fijo – inversiones a largo plazo- debe financiarse con recursos financieros a largo plazo o capitales permanentes (acciones, obligaciones, autofinanciación y créditos a medio y largo plazo), mientras que el activo circulante – inversiones a corto plazo – debe financiarse con créditos a corto plazo.

Sin embargo, para que exista solvencia financiera en la empresa, los capitales permanentes deben ser suficientes para financiar no sólo el activo fijo, sino también una parte del activo circulante. Este excedente de los capitales permanentes sobre el activo fijo, llamado fondo de maniobra, constituye una especie de fondo de previsión o garantía para hacer frente a las discontinuidades – o desfases temporales entre pagos y cobros – del ciclo de explotación o ciclo “dinero-mercancías-dinero”.

Fuente:
Suarez-Suarez, A., Capítulo 20
ESTRUCTURA FINANCIERA DE LA EMPRESA