TÉCNICAS PARA UBICAR LA IDEA PRINCIPAL - Enciclopedia de Tareas

TÉCNICAS PARA UBICAR LA IDEA PRINCIPAL


La localización de la idea principal es una de las destrezas básicas que el lector debe desarrollar si pretende entender la lectura.

Normalmente la idea principal de un párrafo, bajo la forma de una oración temática se encuentra al principio y es seguida por oraciones de apoyo. Sin embargo, eso no es absoluto, pues algunas veces está al final. Hay ocasiones en que el escritor usa oraciones para introducir el párrafo, sitúa la oración temática en el medio y continúa con oraciones de apoyo. Además, hay párrafos que no tienen una oración temática: la idea principal está dispersa y hay que deducirla.

La localización de la idea principal es una cuestión; fundamentalmente, de intuición, de buen ojo. No obstante, se puede sugerir mecanismo que, en mayor o menor grado, facilitan la tarea.

Los mecanismos que se sugieren para localizar la idea principal de un párrafo son:

1. La pregunta “idea qué trata el párrafo” se contesta adecuadamente señalando el tópico del párrafo; la pregunta ¿Qué se dice sobre el tópico? Aporta el comentario.

A veces ambas preguntas encuentran su respuesta en una sola oración: la oración temática. Pero hay ocasiones en que esa oración ha de ser elaborada por el lector y, entonces, no será oración temática.

2. Lea cuidadosamente la primera oración. Después leerá dos o tres de las oraciones siguientes. Si las últimas oraciones dicen lo mismo que la primera o refieren a la primera, la primera es probablemente la oración temática y, por tanto, contiene la idea principal.

3. seleccione el sustantivo más importante de la primera oración y sígalo a través del párrafo. Este sustantivo podría convertirse en pronombre o manifestarse mediante sinónimos. La repetición del nombre, pronombre o sinónimo, puede guiar al lector al tópico y de allí, a la generalización sobre el tópico, esto es, a la idea principal.

4. Compare el alcance de las oraciones que conforman el párrafo. Probablemente la más incluyente va a ser la oración temática, es decir, la idea principal.

5. Determine cuál idea unifica y le da sentido a la mayor parte de las oraciones del párrafo.

Cuando se trata de ubicar la idea principal en un ensayo, la técnica es otra:

1. Ubique la conclusión del ensayo. Ahí está la idea principal. Ese es el punto a donde el autor quería llegar. Todo lo demás está subordinado a esa conclusión.

2. Determine cuál es la opinión que sustentan, describen o explican las ideas contendías en el texto.

3. Hay pistas útiles que se pueden seguir, aunque su nivel de confiabilidad sea muy relativo. Entre ellas sobresale el título del ensayo. Lo normal y esperable es que el título ofrezca alguna orientación con respecto al contenido del ensayo. En segundo lugar, se ha de estar atento a los aspectos más reiterados. Si se repiten es porque juegan un papel importante en el texto.

Cuando se trata de ubicar la idea principal de una parte del ensayo, es decir, de la introducción, del desarrollo o de la conclusión, debe tenerse presente que cada parte solo ofrece una visión parcial de la totalidad.

Los procedimientos serán los ya enunciados. Sin embargo, se debe estar consciente de que, esta perspectiva, sólo tendrá una visión fragmentaria. La visión completa la dará la integración de las partes.

Una cuestión que debe tenerse presente es que, cuando se busca la idea principal de una unidad, el marco de referencia es esa unidad. Por eso, si se busca la idea principal de un ensayo, es probable que haya párrafos que no contengan ninguna información relevante. Podría suceder que sólo se esté repitiendo información ya dada.

Ahora bien, si se está trabajando con párrafos sueltos o con párrafos de un ensayo aislados conscientemente, cada uno contendrá una o más ideas principales.



FUENTE:
Concepción. J.E, Mes. Manual Teórico- Práctico, Español II. pp.48-49. Universidad Católica Tecnológica del Cibao, La Vega, República Dominicana.