AGRICULTURA SOSTENIBLE - Enciclopedia de Tareas

AGRICULTURA SOSTENIBLE


La agricultura sostenible es aquella que, en el largo plazo, contribuye a mejorar la calidad ambiental y los recursos básicos de los cuales depende la agricultura, satisface las necesidades básicas de fibra y alimentos humanos, es económicamente viable y mejora la calidad de vida del productor y la sociedad toda.
Un manejo sostenible de los agroecosistemas queda definido por una equilibrada combinación de tecnologías, políticas y actividades, basada en principios económicos y consideraciones ecológicas, a fin de mantener o incrementar la producción agrícola en los niveles necesarios para satisfacer las crecientes necesidades y aspiraciones de la población mundial en aumento, pero sin degradar el ambiente.

La conservación de los recursos productivos y del medio ambiente constituyen las dos exigencias básicas de la variable ecológica de la agricultura sostenible.
La oferta de alimentos sanos y seguros a un costo razonable de los sistemas de producción son las dimensiones socioeconómicas de la agricultura sostenible.
Históricamente, la agricultura, en el sentido amplio, tenía como único objetivo la simple producción agrícola y ganadera, sin tomar en cuenta algún principio de sostenibilidad. La tradicional producción agropecuaria que en tiempos recientes se volvió más comercial, ha resultado en una dramática conversión de bosques en tierras agrícolas, en la fragmentación, destrucción y pérdida de hábitats naturales, la intensificación agrícola de tierras ya convertidas, la erosión de suelos y la subsiguiente sedimentación de los ríos, y en el avance de la frontera agrícola en zonas boscosas anteriormente poco intervenidas.
Como resultado, la modalidad de la agricultura intensiva comercial tuvo un fuerte impacto negativo sobre la biodiversidad a todo nivel. La diversidad e integridad de los ecosistemas, de las especies, y de los genes se han visto gravemente perjudicados por la amenaza contínua que representa la expansión agrícola no sostenible. Además, el surgimiento de agroindustrias fuertes a gran escala creo condiciones en la cual agricultores pequeños no podían competir y se vieron forzados a vender sus fincas, empezar a laborar para la grandes agroempresas, o migrar hacia las ciudades en búsqueda de empleo, lo que en la realidad redujo la calidad de sus modos de vida y en muchos casos ocasionó una mayor pobreza entre las poblaciones rurales y urbanas afectadas.

A partir de la década de los setentas, sin embargo, nacieron varios movimientos agroambientales, enfocados en el fomento de sistemas agropecuarios más amigables con el ambiente, más equitativos y rentables socioeconómicamente y, por ende, más sostenibles. Se puede mencionar a los movimientos de la agricultura orgánica, la agricultura biológica, la agricultura biodinámica, la permacultura y la ecoagricultura, todos ellos diferentes formas del concepto que hoy conocemos como la agricultura sostenible. Esta tiene como fin, no solo la satisfacción de las necesidades básicas de fibra y alimentos humanos como fue históricamente el caso en la agricultura tradicional, sino también la mejora de la calidad de vida de los agricultores, la conservación de la biodiversidad, y el aumento de la calidad de los suelos, del agua y del aire. Además, pretende ser económicamente más viable y socialmente más justa.

Es un sistema integrado de técnicas de producción agrícola que se aplica en un lugar determinado y que hace uso eficiente de los recursos productivos existentes sin degradarlos. Respeta la flora y fauna del sitio al reducir la cantidad de agroquímicos utilizados, como los fertilizantes y pesticidas. El control tradicional de plagas mediante el uso de plaguicidas, por ejemplo, es reemplazado por el manejo integrado de plagas (MIP) basado en prácticas más biológicas, incluyendo el control orgánico. Una muestra del éxito de esta técnica presenta el control natural del escarabajo del pepino. Estos insectos forman una de las plagas más serias de las cucurbitáceas, o sea la calabaza, el pepino y el melón. En los Estados Unidos de América, el insecto adulto que sobrevive el invierno origina daños al alimentarse de las plantas tiernas que están brotando; la larva que surge del suelo se alimenta de la raíz de las plantas; y los adultos que surgen de esta larva se alimentan de las hojas, flores y frutos. Algunas de las medidas de control orgánico de este escarabajo incluyen la siembra más tarde en la temporada, el uso de trampas de cultivos, organismos parasíticos, y pesticidas orgánicos basados en plantas nativas.

Beneficios
Reducir la contaminación del agua, debido al control sobre las fuentes contaminantes tales como plaguicidas y fertilizantes, sedimento, aguas residuales, desechos sólidos, y combustibles.

Disminuir la erosión, con prácticas como sembrar cultivos en los contornos de la pendiente y establecer y mantener la cobertura del suelo

Eliminar el uso de plaguicidas mañas tóxicas, con efectos directos con el fin de mejorar la salud humana y de los ecosistemas.

Incrementar con frecuencia la eficiencia mediante unas reducciones en los costos de producción y mejoras en la administración de su finca o agronegocio.

Fentes:
http://www.cricyt.edu.ar/enciclopedia/terminos/AgriSos.htm
http://sites.google.com/site/actagriculturasostenible/