CONCEPTO DE TEXTO


La noción de texto que se va emplear es un tanto general y, por ello, resultará bastante imprecisa. Esto se debe a la enorme heterogeneidad formal y conceptual que un texto es capaz de exhibir.

Para estos fines se entenderá que el texto es cualquier material escrito. Por supuesto, este material escrito ha de responder a un criterio de naturaleza lingüístico: los textos han de ser unidades de la lengua. Con ello se quiere prevenir la eventualidad de que simples yuxtaposiciones designios, ininterpretables o difícilmente interpretable por no responder a los criterios que definen esas unidades, pretendan ser concebidos como tales. Usando la terminología generativita, se puede plantear esa condición señalando que no solo han de ser gramaticales esas unidades. También han de ser aceptables.

Por otra parte, hay que recalcar que el tamaño y la composición del texto constituyen rasgos esencialmente accidentales en cuanto a su realización concreta. Por tanto, el texto tendrá cierto tamaño y cierta organización. Lo que no se puede establecer a priori es que tiene un tamaño y una organización específicos necesariamente.

Con frecuencia se suele hablar de la existencia de tipos de lengua y, en ese sentido, se establece la existencia de la lengua discursiva, de la lengua expresiva y de la lengua activa.

Los criterios en que se fundamenta esta clasificación son varios: la función lingüística prevaleciente, la actitud (subjetiva u objetiva) dominante, los recursos que se emplean, la finalidad que se persigue, etc. Se trata de una distinción que no es tajante y absoluta, pero que, en general, permite diferenciar textos con relativa homogeneidad.
Hay que insistir en que no se trata de una distinción de esencia, sino de grado. Por tanto, la actitud más sensata ante ella es la que busca identificar qué prevalece, qué tiene mayor fuerza e importancia en el texto.

Esta clasificación tiene sus repercusiones en lo concerniente a la estructura formal de los textos, particularmente de los discursivos y de los expresivos.

1. Lengua discursiva

En general opera a partir de tres unidades: oración, párrafo y ensayo.

2. Lengua expresiva

Es más heterogénea que la lengua discursiva. En ella hay que establecer una subdivisión:

a) Teatro: Opera a base de cuadros, escenas, actos y de la obra en su totalidad.

b) Poesía: En general, se puede hablar de versos, estrofas y poemas. Claramente, esto no cubre todas las posibilidades existentes, aunque sí la mayor parte.

c) Narrativa: En general se pueden adoptar las mismas unidades que en la lengua discursiva, con la salvedad de que no habrá ensayo bajo ninguna circunstancia. También hay mucha heterogeneidad.

Las nociones precedentes sólo quieren mostrar que el concepto de texto, en lo concerniente a sus aspectos formal y conceptual, es sumamente multiforme y por ello es preciso abordarlo con criterios elásticos que puedan caracterizarlo en las circunstancias concretas en que se presente.

Para los fines de esta exposición el punto de interés será el texto discursivo.

FUENTE:
Concepción. J.E, Mes. Manual Teórico- Práctico, Español II. Universidad Católica Tecnológica del Cibao, La Vega, República Dominicana.