MANÓMETROS - Enciclopedia de Tareas

MANÓMETROS


Son aparatos destinados a medir la presión de los gases y vapores. Se distinguen dos tipos principales: manómetros de líquido y manómetros metálicos. Los manómetros de líquido, a su vez, se dividen en manómetros barométricos, manómetros de aire libre y manómetros de aire comprimido.

MANÓMETRO BAROMÉTRICO:
Es análogo a un barómetro de mercurio cuya cubeta está cerrada y puesta en comunicación con el recipiente que contiene el gas cuya presión se quiere conocer. La distancia vertical “h” de las superficies A y B en la cubeta y en el tubo mide, en altura de mercurio, la presión del gas.

MANÓMETRO DE AIRE LIBRE:
Este aparato solo difiere del manómetro barométrico en que la rama B está abierta a la atmosfera. Por tanto, la presión P del gas es igual a la presión atmosférica H (dado por un barómetro), aumentada o disminuida en la diferencia vertical “h” de los dos niveles A y B, según que el nivel sea más elevado en B que en A, o inversamente:

P= H ± h

Si se emplea un líquido menos denso que el mercurio, la diferencia de altura entre dos ramas es mayor para una misma presión. Con un manómetro de agua, por ejemplo, se puede medir el exceso de presión del gas del alumbrado sobre la presión atmosférica.

MANÓMETRO DE AIRE COMPRIMIDO:
Es análogo a los manómetros barométricos, pero con la cámara barométrica llena de aire seco. Al someterlo a una presión doble, triple, etc., el aire reducirá su volumen a la mitad, al tercio, etc., según la ley de Boyle-Marriotte.

Ventajas e inconveniente de los manómetros de líquidos.
Estos aparatos son exactos y fieles. Pueden hacerse muy sensibles por el empleo de líquidos más ligeros que el mercurio. Pero no son fácilmente transportables y son embarazosos para grandes presiones. Por eso sólo se usan en los laboratorios, mientras que la industria emplea de preferencia manómetros metálicos.

MANÓMETROS METÁLICOS.
Estos aparatos están basados, como los barómetros metálicos, en la elasticidad de los metales.

En el manómetro de Bourdon, que es el más usado, el sistema deformable está constituido por un tubo metálico de paredes elásticas, encorvado en forma de anillo. La sección del tubo es elíptica. Una de sus extremidades, A, comunica con el recipiente cuya presión se quiere medir; la otra extremidad, B, está cerrada. Cuando la presión aumenta, el tubo tiende a enderezarse y el desplazamiento muy pequeño de la extremidad B se trasmite por un sistema amplificador a una aguja que se mueve delante de un cuadrante graduado.



FUENTE:
Lic. Ciencias Físicas, Constantino Marco, S.M,*/ Dr. Ciencias Exactas, Jacinto Martínez, S.M. Física y Química Cuarto Curso. Ediciones S.M, General Tabanera, 39, Madrid-19.