SUELO TURBOSO - Enciclopedia de Tareas

SUELO TURBOSO


Estos suelos están constituidos en su mayor parte por materias orgánicas y restos de las plantas que se mantienen sin descomposición.

Es el Tipo de suelo derivado de materia orgánica muerta en un área húmeda. La menor cantidad de oxígeno disponible causa como resultado una descomposición más lenta de la materia orgánica, de modo que se pueden reconocer los residuos vegetales.

Suelo con una capa de turba espesa formado bajo deficientes condiciones de drenaje. Es este un suelo con un alto componente en materia orgánica que, al contrario que el gredoso, es muy ácido, lo que se suele corregir añadiendo cal.

Los suelos turbosos son un tipo frecuente de suelo orgánico. Se forman en lugares escasamente drenados, como valles fluviales y zonas costeras que suelen estar bajo el agua, y en que la descomposición de la materia orgánica vegetal es muy lenta o incluso se detiene. Las capas de materia orgánica, que se forman con la vegetación, comienzan a acumularse una tras otra sobre el suelo mineral y pueden alcanzar un espesor de varios metros. Los suelos turbosos, formados aproximadamente por un 80% de materia orgánica parcialmente descompuesta, tienen un contenido de agua muy elevado y son muy permeables.
Una gran ventaja de la turba es que normalmente no requiere ninguna adición de materiales productores de humus. La turba, a diferencia de otros suelos, está constituida en buena parte por materia descompuesta. Por consiguiente, tiene un bajo contenido mineral y un exceso de materia orgánica. No obstante, el suelo puede estar bajo en nutrientes en un principio, de modo que quizás debamos añadir fertilizantes.

Los suelos turbosos desarrollan acidez principalmente a los ácidos orgánicos, los que se forman por la descomposición de grandes cantidades de materia orgánica. En el caso de los suelos minerales, la acidez del suelo podría definirse simplemente como una condición de baja saturación de bases.

Los suelos turbosos y orgánicos, localizados en las áreas pantanosas, se han desarrollado debido a lo inadecuado del drenaje. La profundidad de la turba varía entre dos y tres metros. La rehabilitación de estos suelos por medio del drenaje creará un área altamente adecuada para la labranza intensiva de verduras, arroz y muchas otras cosechas.

Las propiedades químicas de los horizontes superficiales son variables. El pH de la pasta saturada del suelo generalmente es de alrededor de 6.3, o sea ligeramente ácido; en ciertos pastizales se registró un pH de 7.3. Los suelos orgánicos resultaron medianamente ácidos, con un pH de alrededor de 5.7.

La capacidad de intercambio catiónico de los horizontes superficiales varía de 5.5 a 29.5 miliequivalentes por 100 gramos de suelo. Sin embargo, la capacidad de intercambio de los suelos orgánicos varía de 64 a 84 miliequivalentes por 100 gramos de suelo.

Fuentes:
1.ftp://ftp.fao.org/fi/CDrom/FAO_Training/FAO_Training/General/x6706s/x6706s01.htm
2.http://www.vivejardin.com/tratamiento-biologico-u-organico-del-suelo.html
3.http://personal.telefonica.terra.es/web/avalencia/huerta/suelos.htm
http://agclass.nal.usda.gov/mtwdk.exe?k=default&l=115&w=24696&n=1&s=5&t=2
4.http://hispanismo.cervantes.es/documentos/popovat.pdf
5.http://www.oas.org/DSD/publications/Unit/oea34s/ch089.html