jueves, 20 de septiembre de 2012

Anclajes

Los anclajes son los elementos que transfieren al concreto la fuerza de presfuerzo y conservan el estado de tensión en la armadura activa. Los anclajes pueden ser pasivos o activos.

Anclajes pasivos
Son los que se ubican en el extremo del cable por donde no se aplica el presfuerzo. Estos pueden ser clasificados en tres grupos:

Anclajes pasivos por adherencia: este tipo de anclaje transmite la fuerza de presfuerzo al hormigón directamente por el fenómeno de adherencia conocido como efecto Hoyer, el cual ocurre al liberar los alambres pretensados del banco de anclaje, donde aumenta su diámetro en los extremos a causa de la desaparición de la constricción transversal. Este tipo de anclaje se mejora con la utilización de alambres corrugados que provocan el fenómeno del cizallamiento.

Anclajes pasivos semiadherentes: utilizan tanto el efecto Hoyer de adherencia, como anclajes de apoyo directo sobre el concreto para transmitir la fuerza de presfuerzo.

Anclajes pasivos no adherentes: transmiten la fuerza de presfuerzo a través de apoyos directos sobre el concreto, igual que en los anclajes activos.

Anclajes Activos:
Son los que se ubican en el extremo del cable por donde se aplica el presfuerzo. Por esta función tan importante, son sistemas que deben poseer una mecánica definida de acción, pues deben cumplir con las demandas de los diseños y a la vez tener una manejabilidad de aplicación para poder ser eficazmente utilizables.

Los tipos de anclajes activos más utilizados en la actualidad son los de cuñas, cabezas recalcadas, rosca, etcétera. Estos pueden estar unidos o no a los cables y pueden ser utilizados en su mayoría como anclajes pasivos.

Fuente Consultada:
UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA
Guía Teórica y Práctica del Curso de Concreto Presforzado. Ricardo Villatoro De La Rosa- Asesorado por Ing. Eduardo Sebastián Aballí Coto Guatemala, Febrero de 2005.
Documento Descargado de: http://www.scribd.com/doc/52813861/08-6001