CUIDADOS QUE REQUIERE LA CABEZA DE UN RECIÉN NACIDO - Enciclopedia de Tareas

CUIDADOS QUE REQUIERE LA CABEZA DE UN RECIÉN NACIDO


En el recién nacido los huesos del cráneo no están completamente unidos. Dejan un espacio llamado “fontanelas anterior o mollera”, que están cubiertos por membranas.

Fontanela Anterior (Mollera): es una superficie blanda en la parte superior de la cabeza, tiene forma de diamante. Tocar esta zona no es problemático. Está área permite que el cerebro crezca normalmente, pulsará con cada latido del corazón. Posteriormente se cerrará con hueso entre los 9 y 12 meses de edad, aproximadamente.

Por lo tanto, en esta época la protección del encéfalo no es tan eficaz. Debe evitarse todo golpe y compresión permanente sobre el cráneo. En las primeras semanas de los recién nacidos, los cuidados deben ser muy extremos y ponerle mucho empeño y dedicación.

El estado de osificación de los huesos del cráneo de un bebé es muy variable, pero en general son blandos y se deprimen con facilidad, lo cual no quiere decir que sean tan frágiles como piensan algunos padres.

Traumatismos craneales en bebés
Los traumatismos craneales se pueden producir desde los primeros momentos de vida, como consecuencia de caídas desde cierta altura, golpes directos, movimientos no adecuados.

Los bebés se caen con frecuencia pero, al ser sus huesos tan elásticos, los golpes no suelen tener mayores consecuencias. Si lloran, lo hacen más bien por el susto, y la atención de mamá les devuelve la sonrisa en unos minutos. Sin embargo, las pistas sobre la posible gravedad de un traumatismo craneal vienen dadas por una pérdida de conciencia prolongada o bien un estado de apatía o adormecimiento. Nunca porque no se calme o siga llorando. En general, si se ha dado un golpe, hay que hacer una evaluación clínica; y si ha perdido la conciencia, quedará internado para un examen más complejo. Lo mismo que si tiene vómitos, porque pueden ser síntoma de hipertensión intracraneal.

No hay que dejar de avisar al médico o, si vemos que puede ser grave, llevarlo a emergencias porque, aunque no se aprecien daños exteriores, puede haberse producido una hemorragia interna.

Fuentes:
1. Biología Humana, Anatomía, Fisiología e Higiene. Págs. 223 Autor: Mario E. Dihigo y Llanos.Médico Cirujano. La Escuela Nueva. Apartado 19092. Madrid (España).
2. www.embarazada.com
3. http://www.netmoms.es/revista/bebe/desarrollo-del-bebe/cuidado-con-la-cabeza-del-bebe/