LA CUENTA: CÉLULA DE LA INFORMACIÓN CONTABLE - Enciclopedia de Tareas

LA CUENTA: CÉLULA DE LA INFORMACIÓN CONTABLE


La célula de la información contable es la cuenta, por lo tanto, en este tema pasaremos a definir la cuenta, al manejo de sus partes fundamentales y conocer las clases de cuentas que podemos utilizar de acuerdo a las distintas actividades de un negocio.

Las transacciones de negocios se clasifican en grupos de partidas similares llamadas cuentas. La cuenta es donde se registran los aumentos o disminuciones de cada partida provocados por una transacción de negocios. Todo sistema tiene una cuenta por separado para cada clase de activo, pasivo, capital, ingreso y gasto.

La unidad básica del registro en la contabilidad es la cuenta que es representada gráficamente como una "T". Otra definición de la cuenta es: el registro donde se controlan ordenadamente las variaciones que producen las operaciones realizadas en los diferentes conceptos de activo, pasivo y capital contable.

La cuenta es el nombre que se asigna a un grupo de valores, bienes o servicios y debe dar una idea clara y precisa del valor o concepto que controla, por ejemplo. La cuenta que controla el dinero en efectivo se le llama Caja, la cuenta que controla los valores que adeudan los clientes se llama Cuentas por cobrar. etc. Por lo tanto, habrá tantas cuentas como valores o conceptos se tengan de activo, pasivo y capital.

Para simplificar el dominio del proceso de aumentar o disminuir una cuenta, se creó la cuenta T que no necesariamente se usa en las empresas si no que es un método didáctico para facilitar el aprendizaje.

PARTES DE UNA CUENTA.
La cuenta tiene dos columnas básicas, que son importantes para registrar las operaciones de negocios. En estas columnas se registran los aumentos y disminuciones que se llaman movimientos. Las columnas se identifican con el nombre de debe y haber, o bien, de cargo y abono.

SALDO DE LA CUENTA.
El saldo de la cuenta, o la cantidad restante, es la diferencia entre las columnas del debe y el haber. Para obtener el saldo se suman las columnas del debe y el haber y se resta la suma total de los cargos de la suma total de los abonos. La columna con el importe más alto determina si el saldo es un debe (saldo deudor) o un haber (saldo acreedor).

SALDO NORMAL.
El saldo normal o habitual de una cuenta se conoce como el movimiento contable que hay que hacer (cargo o abono) para incrementarla. Debido a que se necesita un cargo para aumentar las cuentas de activo y de gastos, el saldo normal de estas es deudor, por tanto se dice que es de naturaleza deudora. Como para aumentar un pasivo, una cuenta de capital o una de ingresos se necesitan un abono, el saldo normal de estas es acreedor, por ello se dice que es de naturaleza acreedora.

CATALOGO DE CUENTAS.
El catalogo de cuentas representa la estructura del sistema contable. Este catalogo es una lista que contienes el numero y el nombre de cada cuenta que se usa en el sistema de contabilidad de una entidad económica. Dicho listado debe relacionar los números y los nombres o títulos de las cuentas, y estas deben colocarse en el orden de las cinco clasificaciones básicas: activo, pasivo, capital, ingreso y gasto.

REGLAS PARA EL REGISTRO CONTABLE.
Para registrar las operaciones o transacciones de los negocios es necesario que el alumno conozca las reglas básicas de la contabilidad, introducidas por Fray Luca Paccioli. Se trata de la lógica contable que se basa en la premisa “a todo cargo corresponde un abono”.

REGLAS DEL CARGO Y EL ABONO.
Para aumentar o disminuir las cuentas se ha establecido un par de reglas muy sencillas, que son básicas para el registro de las operaciones. Estas reglas se reducen a saber el movimiento contable se debe realizar para aumentar o disminuir cada cuenta. A estas reglas se le conocen como reglas del cargo y del abono y son las siguientes:

Cargo: movimiento del lado izquierdo de la cuenta. Representa un aumento en las cuentas de activo y gastos y una disminución en las cuentas del pasivo, el capital e ingreso.
Abono: movimiento del lado derecho de la cuenta. Representa una disminución en las cuentas de activo y gastos y aumento en las cuentas de pasivo, capital e ingreso.

MANUAL CONTABLE.
El manual contable, también llamado guía de la contabilización, representa la estructura del sistema de contabilidad de una entidad económica. Se trata de un documento independiente en el que, además de los números y títulos de las cuentas, se describe de manera detallada lo que se debe registrar en cada una de ellas, junto con los documentos que se dan soporte a la transacción, así como lo representa su saldo. Este manual sirve de referencia al registrar las transacciones contables. Mediante el catalogo de cuentas (que por lo general se detallan en las primeras páginas del manual contable) y de manual o guía contabilizadora puede lograrse una excelente visión del sistema contable y determinar cómo deben registrarse las transacciones.

CONCEPTO DE DIARIO GENERAL.
El diario general es un libro o medio magnético en el cual quedan registradas, cronológicamente, todas las transacciones efectuadas en un negocio, de acuerdo con los principios de contabilidad y en función del efecto que estas hayan tenido en las cinco cuentas básicas de activo, pasivo, capital, ingreso y gasto. Con este paso, el proceso contable del negocio adquiere un historial o registro completo de los recursos, en orden cronológico y en un solo lugar. Cada operación registrada debe tener, por lo menos, un cargo y un abono compensatorio igual.

Fuentes:
(2010, 02). Resumen Temas Contabilidad. BuenasTareas.com. Recuperado 02, 2010, de http://www.buenastareas.com/ensayos/Resumen-Temas-Contabilidad/121055.html
https://www.sidweb.espol.edu.ec