CIRCULACIÓN LINFÁTICA - Enciclopedia de Tareas

CIRCULACIÓN LINFÁTICA


La linfa es un líquido que procede del espacio intercelular o intersticio. Si se filtra en los capilares no vuelve a su lugar de origen. Es un sistema vascular similar a de la circulación sanguínea.

Tiene la peculiaridad de que es un sistema abierto hacia los tejidos, además en este sistema, la linfa también se transporta de forma similar a la sangre. Posee válvulas que dirigen la linfa en un solo sentido, también apoyada por la contracción de los músculos esqueléticos.

Tenemos por todo el organismo linfáticos periféricos abiertos a los tejidos dirigiendo la linfa hacia arriba, hacia el corazón

Tórax: conducto linfático derecho y desde aquí desemboca a nivel de las venas subclavias y de nuevo regresa al corazón.

En el recorrido también existen unos ganglios, denominados ganglios linfáticos, éstos tienen una función de filtración y de defensa, para evitar que los microorganismos entre en el corazón.

En ellos se encuentran:

• Linfocitos B: responsables de la inmunidad humoral y de la producción de Ac
• Linfocitos T: responsables de la inmunidad celular, atacan directamente
• Proteínas plasmáticas que no ha sido devueltas
• Transporte de glóbulos de grasas: kilomocrones que atraviesan este sistema para depositarse a nivel del panículo adiposo

En este sistema hay unos ganglios:

• Inginales: transportan la linfa procedente de la extremidad inferior

• Axilares: transportan la linfa procedente de la extremidad superior

• Cervicales: transportan la linfa de la parte superior de la cabeza

Elefantiasis: falta del sistema linfático en una zona. Esa zona aumenta de tamaño, ya que el líquido no puede regresar por el sistema linfático, produciendo un edema crónico.


Fuente:
Enfermería en Cuidados Críticos, Pediátricos y Neonatales. Fisiología Humana para Enfermería. Cardiocirculatorio.. Recuperado de: http://www.aibarra.org/, Fecha: 22 de Sept. 2013.