EQUILIBRIO DE LOS CUERPOS FLOTANTES


Sea una cuerpo flotante cuyo Centro de Gravedad es G, y su centro de empuje o centro de gravedad del equilibrio desalojado es E. para que esté en equilibrio es necesario que los punto G y E estén en la misma vertical, pues solamente entonces las dos fuerzas iguales y contrarias G P y E F se neutralizarán. Pero esto no basta, porque si el cuerpo se inclina, el centro de empuje cambia de posición, situándose E´, con lo que G P y E´F forman un par de fuerza cuyo sentido es preciso sea tal que tienda a volver al cuerpo de posición primitiva.

Se llama metacentro el punto M en donde la nueva vertical que pasa por E´ corta a la que pasaba por E en la posición de equilibrio.

Pues bien, para que un cuerpo flotante esté en equilibrio estable es necesario que su metacentro caiga por encima de su centro de gravedad. Si esta condición no se cumple, el par de fuerzas tiende a volcar el cuerpo.

Además, la estabilidad es tanto mayor cuanta mayor sea la distancia entre el metacentro y el centro de gravedad, estando éste por debajo. Por ese los barcos se cargan en su parte más baja, con el fin de que su centro de gravedad esté lo más abajo posible.

Los barcos son cuerpos flotantes que pueden trasladarse en el agua. Aunque se construyen de ordinario con materiales más pesado que el agua (chapas de acero), flotan en él, por los espacios vacíos que contienen.

La propulsión se verifica mediante hélices, accionadas por turbinas de vapor de agua o por motores Diesel.


Fuente:
Física Química, 4to, Autores: Constantino Marcos, Jacinto Martínez
Pedido a Librería S.M. General Tabanera, 39, Madrid (19). Págs. 87- 88