LA CULTURA DEMOCRÁTICA EN REPUBLICA DOMINICANA - Enciclopedia de Tareas

LA CULTURA DEMOCRÁTICA EN REPUBLICA DOMINICANA


Para las instituciones y las autoridades a veces la participación democrática se reduce a votar en las elecciones cada cuatro años. De esta manera, un Poder que nunca consulta con la ciudadanía, que traza planes y proyectos decidiéndolos por sí solo, lo percibimos como algo lejano y ajeno.

Cuando el poder se ejerce de esa manera se va mal acostumbrando a la ciudadanía a creer lo mismo, o sea, a creer que le Poder existe solo para ser delegado, para que sea ejercido por unos representantes, única y exclusivamente por ellos.

Esa forma de ejercer el Poder nos va condicionando poco a poco a ser de la misma manera, es decir, a reproducir la misma cultura autoritaria que hemos heredado de la época de Trujillo.

Este orden de cosas facilita que los que ejercen el poder hagan lo que quieran. Y esto así no solamente porque los ciudadanos tenemos escasos mecanismos de control de ese Poder que delegamos, sino porque todavía muchos ciudadanos creemos que las cosas siempre han sido así y no cambiarían.

La delegación del Poder es una necesidad, entre otras razones, porque todos los ciudadanos de un país no pueden ejercer el gobierno de forma directa para resolver la cantidad de asuntos que se requieren. Y por eso, lo que está en cuestionamiento no es la democracia representativa como sistema de gobierno, sino la manera en que funciona dicha democracia en nuestro país.

Lo que se critica es que el Poder, que es de todos los ciudadanos, se delega excesivamente, es decir que los ciudadanos no tenemos participación en el mismo una vez que lo hemos delegado.


Fuente:
La Participación Ciudadana: Los Procesos Electorales y los Ámbitos de Adopción de Decisiones. Fran Cáceres Mendoza. PUCMM. 1999