LA MOTIVACIÓN ESCOLAR


Las personas que por vocación y profesión se dedican a trabajar con los comportamientos humanos como maestros, orientadores, psicólogos, aseguran que la motivación es el motor que conlleva al éxito o al fracaso de cualquier aspecto de la actividad humana.

Obviamente se sabe que la motivación no es lo único necesario para obtener el éxito o fracaso en una empresa. Hace falta también tener unas actitudes y aptitudes de base o características especiales para lograr algo.

Es frecuente que un estudiante de 8vo grado se motive para estudiar Magisterio cuando termino sus dos primeros años de bachillerato, sin embargo le aterra hablar en público, no le gustan los niños, además, aunque es inteligente no le gusta ayudar a sus compañeros cuando le preguntan algo que él domina.

¿Crees tú que la motivación de ese estudiante es suficiente para ser un buen maestro?

Ahora, si ese estudiante, es ayudado por sus profesores y referido al Departamento de Orientación y Psicología, y además él se dispone a esforzarse por superar sus limitaciones y lograr emitir comportamientos observables y progresivos relacionados con el magisterio, entonces la motivación de esta persona puede considerarse positiva, creadora y conducirlo hacia el éxito.

La motivación escolar es conveniente desde los primeros niveles escolares y debe ser continua y permanente.

Una vez motivado el estudiante para ingresar a la escuela o a un grado determinado es responsabilidad de toda la comunidad educativa evaluarlo y motivarlo para el alcance de las metas propuestas en cada nivel educativo o en cada grado.

La motivación se hace a nivel general y luego a nivel especifico de acuerdo a los límites y posibilidades individuales, con la finalidad de no crear falsas expectativas y evitar frustraciones.

La motivación es importante también por sus aportes en la madurez de la personalidad de los estudiantes, pues favorece:

Autoconocimiento de los propios límites y posibilidades.
Planteamiento de metas objetivas.
La disciplina y el esfuerzo en el trabajo.
Crecimiento personal continuo y permanente en el logro de metas.


Fuente:
Lecturas sobre el uso del libro de texto y otros medios educativos. SEEBAC-BID. 1995. Pág. -30-31. Autor del Contenido: Luz Almanzar de Escovar.