EL BARRO: SUS PROPIEDADES CURATIVAS


El barro que conocemos por su uso en la industria artesanal en la fabricación de objetos, además de este uso tiene otras aplicaciones conocidas en la actualidad especialmente en el mundo de la cosmiatría.

Este material es de suma importancia para nuestro cuerpo y la salud. Desde tiempos inmemoriales ha sido usado para curar. Los egipcios utilizaron sus principios purificadores y de conservación para momificar a sus muertos. Los griegos y los romanos también le dieron varios usos, entre ellos para tratar las fracturas. En la historia dominicana sabemos lo importante que era el barro para los indígenas, los cuales les daban varios usos.

El barro se utiliza de diferentes formas y puede usarse externamente e internamente; es decir puede usarse colocado sobre la piel o por vía oral o aplicando en óvulos y duchas vaginales.

Es recomendable al momento de comprar el barro para su uso curativo, dirigirse a las tiendas naturalistas, aunque también puede obtenerse de las fuentes naturales. En caso de que el barro a usar sea de fuente natural, debemos asegurarnos de que el lugar de donde se saque esté retirado de la carretera, alejados de fábricas y de terrenos donde se utilicen pesticidas, y cavar por lo menos un metro de profundidad.

USO DEL BARRO

Para usarse externamente se echa el polvo en un recipiente con agua de losa o madera, nunca de metal ni de plástico, ya que el contacto con este tipo de materiales puede producir una reacción no favorable para los fines que se persiguen. Se esperan de 10 a 15 minutos moviendo un poquito hasta que tome consistencia de pomada. Esta pasta se coloca sobre la parte afectada en forma de cataplasma, puede dejarse toda la noche y se retira con agua.Puesto sobre la piel, el barro elimina toxina, aumenta la circulación, atrae nutrientes a los tejidos, desinflama, absorbe edemas, facilita la cicatrización y la regeneración de la piel, al mismo tiempo que estimula la función del órgano tratado, entre otras cosas.

PROPIEDADES DEL BARRO

Refrescante, desinflamante, descongestionante, purificador, cicatrizante, absorbente, calmante y es por esto que nos ayuda en:
• Desinflamar los golpes ocasionados en cualquier parte del cuerpo.
• Calma los dolores musculares y dolores nerviosos.
• Descongestiona el interior y activa la circulación y extremidades que se calientan.
• Purifica la sangre haciendo que fluya con normalidad.
• Ayuda a cicatrizar raspaduras, picaduras de insectos quemaduras y heridas.
• Calma los dolores de algún órgano afectado.
• Desafiebra la temperatura del interior.

En el barro podemos observar que se reúnen dos componentes, la tierra y el agua, esta unión nos ayuda a recuperar las impurezas de los tejidos neutralizados que tenemos en el cuerpo, en todo paciente enfermo debe aplicarse el barro en la parte afectada y sobre el vientre, se lo puede aplicar a cualquier momento a cualquier hora, no importando si se acaba de comer o no.

Fuentes:
Sendero de Salud. “El Barro”: R. Suarez.
Ecured.cu